Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La gran aventura de La Roja

Telecinco estrenará el proximo sábado un documental que plasma la épica que rodeó la victoria de la selección española en el Mundial de Sudáfrica

La selección española de fútbol ya tiene su gran historia: se llama ¡Campeones! La Roja, y es un documental de 90 minutos dirigido por el cineasta José Luis López-Linares con imágenes suministradas por la Real Federación Española de Futbol (RFEF) y la FIFA —algunas de ellas realmente curiosas, otras espectaculares, muchas desconocidas—, además de entrevistas exclusivas realizadas a cada uno de los 23 jugadores de la selección y a los miembros del equipo técnico que ganaron el Mundial de Sudáfrica 2010. La película, que trata de fijar la épica de aquel momento mágico y se acerca al fútbol desde el lenguaje del cine, será emitido por Telecinco el próximo sábado (16.00).

El largometraje sobre La Roja abarca los dos años de trayectoria que van desde junio de 2008, cuando la selección estaba concentrada en Las Rozas en vísperas del comienzo de la Eurocopa 2008, hasta el 11 de julio de 2010, cuando ganó 1-0 a Holanda en la final de Johanesburgo gracias al histórico zapatazo de Iniesta. Si bien los seis partidos de la Eurocopa suponen solo un preámbulo y 15 minutos de documental, contienen el gran atractivo de mostrar a un vibrante y simpático Luis Aragonés en los vestuarios arengando a sus muchachos.

“¡Escúchenme! ¡Nos ha llegado el momento después de dos años! Nos han metido hostias de todos los colores... ¡Ahora vamos a demostrarles ahí!”, les dice antes de saltar al campo en el primer partido contra Rusia, el 10 de junio de 2008 (4-1 a favor de España). La forma de dirigir de Luis, sus palabrotas o las triquiñuelas que sugiere a los jugadores (“en mis tiempos yo me aprendía hasta el nombre del linier y le llamaba por su nombre, eso siempre ayuda”, les dice antes de la final contra Alemania) contrastan con la seriedad y el estilo contenido de Vicente del Bosque. Y eso, “cómo dos personas tan distintas pudieron llevar a la selección al triunfo”, es una de las “cosas interesantes” que pone de manifiesto la película, según López-Linares.

Los ganchos de ¡Campeones! son muchos. La FIFA suministró todas las imágenes de campo de los partidos, muchas no vistas hasta ahora, y la RFEF de los vestuarios. Todo un lujo que permitió contar la historia de aquellos partidos con una riqueza que nada tiene que ver con una retransmisión de un encuentro deportivo. La tensión antes de los choques, las bromas, las lesiones, los diferentes estados de ánimos del equipo en distintos momentos, los jugadores que se desmoronan y los que apuntalan al equipo… todo eso, junto a la calidad de las imágenes de las 15 o 20 cámaras que tenía la FIFA en los estadios, permitieron al director y al guionista Juan Fernández Castaldi contar la aventura de La Roja casi con un tratamiento de ficción y un papel muy destacado de la música. En el España-Alemania, la forma de jugar es un vals y la música que acompaña las jugadas es El Danubio Azul. Contra Portugal es un fado y en la final contra Holanda suena la Obertura 1812 de Tchaikovski.

Las entrevistas a los 23 jugadores de La Roja fueron realizadas el año pasado en los distintos escenarios donde se concentró la selección o jugó algunos partidos (Madrid, Barcelona, Lituania, Estados Unidos o Venezuela), y se incluyen los comentarios de cada jugada importante de los siete encuentros del mundial. Sorprende lo bien que se expresan la mayoría, con sus diferencias: “Casillas transmite proximidad, Xavi comunica bien, Iniesta es tierno por su timidez”, afirma el guionista. Hay dos momentos especialmente intensos en la final: la jugada de la prórroga en la que Robben casi marca gol, en la cual la cámara lenta de la FIFA recoge el esfuerzo descomunal de Puyol por evitar el desastre. La otra es cuando el árbitro pita el final del encuentro y Casillas llora como un niño. Lo demás ya se sabe.

- Consulte el Especial de EL PAÍS sobre la Eurocopa 2012.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >