Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Del Potro indulta a Federer

Una lesión del argentino impulsa la remontada 3-6, 6-7, 6-2, 6-0 y 6-3 del suizo, ya en semifinales

Federer devuelve una pelota a Del Potro.
Federer devuelve una pelota a Del Potro. AFP

“Shut up!”, grita el suizo Roger Federer con el rostro desfigurado. “¡Callaros!”, chilla cuando ya el argentino Juan Martín del Potro saca para apuntarse la segunda manga. Chispea en París. Hace frío. Por el cemento de la grada se cuelan los gritos del público de la Phillipe Chatrier, enloquecido con el Tsonga-Djokovic. No son de Federer esos golpes con los pies parados. No son de Federer esos bufidos a cada tiro, la señal del esfuerzo que le supone mover al gigante. No son de Federer esos versos torcidos. “¡Callaros!”, grita el campeón de 16 grandes, lo nunca visto. Del Potro manda por 2 sets a 0 y solo su rodilla izquierda, aparatosamente vendada, le frena. Federer le mueve, no le empuja. Federer apenas le pone la pelota a media pista, donde el argentino, falto del resorte de la rótula, ya no tiene cómo alcanzarla. Federer, finalmente, tiene el mérito de mantener la fe, la técnica para poner esas bolas sin peso, y la valentía de remontar por séptima vez en su carrera dos mangas de desventaja (3-6, 6-7, 6-2, 6-0 y 6-3).

Hay una camiseta del futbolista Palermo en la bancada de Del Potro. Aplaude el público la batalla. Durante un largo tiempo, Del Potro manda con tiros larguísimos y potentes. Federer se defiende con su varita mágica, capaz de absorber la fuerza de su contrario para mantener vivo el intercambio. Es pura coordinación, timing, que les gusta decir a los tenistas. Ninguno de los dos contrarios vive su mejor momento físico. Es un partido para ganarlo con la cabeza. Durante mucho tiempo la más fuerte es la del argentino, que rema lanzando su corpachón de un lado a otro de la cancha, que tira en busca del revés de Federer, que hace méritos para cobrarse su primera victoria sobre tierra contra el suizo. Eso va quemando inevitablemente sus energías. Eso va desgastando inevitablemente su dolorida rodilla. Llega entonces el fisioterapeuta. Las pastillas contra el dolor. La remontada de Federer.

Delpo solo gana seis puntos en la cuarta manga. Apenas se mueve. Federer la resuelve por 6-0. No hay duda. Desde que el argentino encaja el primer break en ese parcial piensa únicamente en el quinto. Ahí Federer vuelve a tener que negociar una bola de break. Ahí vuelve a desdibujarse el suizo. Ahí resurge el campeón de los 16 grandes, el ex número uno mundial, el genio. Federer competirá las semifinales. Llega corto de piernas, con la raqueta roma… y, legendario como es, siempre preparado para asaltar el título.

Tras el partido, el suizo declaró: "Está claro que me ayudó que él no estuviera en la misma forma en los tres últimos sets. Empezó a buscar el tiro ganador en lugar del intercambio. Luchó como un héroe".

Consulte los Resultados de Roland Garros.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.