_
_
_
_
_

El laberinto del ‘nueve’

El debate sobre el delantero de la selección se recrudece tras el duelo con China, resuelto por los centrocampistas y en el que Torres y Negredo mostraron demasiada ansiedad

Silva, Xavi y Negredo preparan el lanzamiento de una falta.
Silva, Xavi y Negredo preparan el lanzamiento de una falta.ALEJANDRO RUESGA

“Del Bosque me está dando mucha confianza y ha sido importante jugar de inicio, pero no me veo de titular ante Italia. El seleccionador tiene varias opciones y tampoco es descartable que un centrocampista haga funciones de falso nueve. Si es bueno para el equipo, lo aceptaré encantado”. El que se expresa de esta forma es Negredo, delantero titular de España en dos de los tres partidos de preparación con vistas a la Eurocopa. Acaba de finalizar el encuentro con China, el primero y único con los 23 seleccionados disponibles, y el sevillista vuelve a situar en el debate las dudas que se ciernen sobre la construcción del entramado ofensivo de la selección desde que Villa confirmara que no se ha recuperado del todo tras su lesión.

En la extraña preparación que ha llevado a cabo España, dividida en tres partes por las exigencias del calendario, Vicente del Bosque ha contado con cuatro delanteros natos: Torres, Negredo, Llorente y Soldado. Descartado el goleador del Valencia y muy castigado el del Athletic en el tramo final de la temporada, Negredo y Torres se han configurado como los aspirantes al puesto dejado por Villa. Ambos marcaron un gol en la fase preparatoria, en el mismo encuentro, contra Corea del Sur, y ambos mostraron también ante China un catálogo de desaciertos frente a la portería.

“Tengo claro el equipo que se opondrá a Italia”, dijo Del Bosque ante el micrófono de TVE sin inmutarse por la ceguera ante el gol de su equipo frente al chino de José Antonio Camacho: 21 disparos y 14 saques de esquina se tradujeron tan solo en un tanto. “Lo importante es que tenemos diversas alternativas”, indicó el seleccionador, reacio a hablar con nombres propios.

La solución del dilema puede encarnarse en la figura del falso ariete

Del Bosque conoce bien a Negredo. Su apuesta por el sevillista surge de su capacidad para mezclar con el caudal de calidad que atesora el centro del campo de España. En el conjunto andaluz ha jugado 30 partidos de la Liga y conseguido 14 goles. “Ha acelerado en el tramo final de la competición y está más fino, incluso de peso, que a mediados de la campaña”, advierten desde el Sánchez Pizjuán. Le cortó el ritmo una fuerte lesión muscular a mediados de curso. No obstante, sus números mejoraron en el desenlace de la Liga: logró ocho goles en las 10 últimas jornadas. Si alcanzase la titularidad, tendría la oportunidad de quitarse el cartel de delantero de equipo medio. Traspasado por el Madrid al Sevilla en 2009, vivió dos años a la sombra de Luis Fabiano y Kanouté.

A Llorente le sigue pesando su perfil de delantero destinado a fajarse en situaciones puntuales. Elemento fundamental del fogoso Athletic de Marcelo Bielsa, ha llegado cansado al tramo final del campeonato. No vio puerta en los últimos cuatro partidos de la Liga ni en las finales de la Liga Europa y la Copa del Rey. Su último tanto se remonta al 26 de abril, en la vuelta de las semifinales europeas, ante el Sporting de Lisboa, en San Mamés, y las dudas sobre su rendimiento se cifran más en su falta de chispa que en la eficacia. No obstante, es el delantero más realizador: 28 goles entre todas las competiciones disputadas con el Athletic.

Curiosamente, Silva es el segundo goleador, tras Villa, en la etapa de Del Bosque a los mandos de la selección

A Torres se le iluminó la cara cuando constató que Del Bosque contaba con él. Con el Chelsea ganó la Copa inglesa y la Liga de Campeones y, a pesar de que su aportación goleadora ha sido discreta (11 tantos en tres torneos con el club inglés), ha recuperado parte de la potencia y la velocidad que forjaron su valía en la pasada Eurocopa. Tras vivir el lado más oscuro del deporte en el Chelsea —“me daba miedo pisar el área”—, anclado en la suplencia y sin saborear el gol, dio señales de recuperación en la concentración de Austria. En el choque con Corea del Sur anotó un gol con España un año después del último, pero frente a China se movió con más torpeza y estuvo precipitado.

Mientras Del Bosque parece tenerlo claro, sobresalen las comparaciones: los delanteros de España marcan menos goles que los de Alemania, Holanda o Francia. Igual la solución, ya esbozada en algunos partidos de la fase clasificatoria, se encarna en la figura del falso nueve, en la que podrían tener cabida Silva, Cesc o incluso Iniesta. Los centrocampistas españoles saben lo que es golear este año: Xavi y Cesc han firmado 14 tantos; Mata, 12; Cazorla, nueve, e Iniesta y Silva, ocho. Curiosamente, el canario es el segundo máximo goleador de la era Del Bosque, con 13, después de Villa. Sería un nuevo guiño al fútbol del Barcelona.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_