Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El partido sobre el que no se puede apostar

Ninguna casa de apuestas deportivas permite jugar al Celta-Córdoba, puesto que a ambos les vale el empate, uno para subir a Primera y otro para promocionar

El Celta se entrena en el campo de A Madroa (Vigo).
El Celta se entrena en el campo de A Madroa (Vigo).

Dicen los expertos que la rentabilidad para una casa de apuestas radica en manejar con corrección las cuotas que ofrecen a los apostadores, en conseguir ese término medio en el que consiguen recaudar un porcentaje de todo el dinero invertido y a la vez enganchar al suficiente número de apostadores agraciados para que la rueda siga girando. En el Celta-Córdoba de este domingo (19.30) no hay lugar para las cuentas y sí para la unanimidad: ninguna casa de apuestas permite jugarse siquiera un céntimo para atinar con el resultado (el encuentro sí figura en la quiniela). La sospecha es clara, el Celta necesita un punto para asegurar el ascenso a Primera División, para el Córdoba el empate supondría garantizar su participación en la promoción de ascenso.

“No es culpa nuestra que nos valga un punto para conseguir los objetivos”, aclara Quique de Lucas, experto delantero del cuadro vigués, que anticipa lo que todo el mundo se imagina. “Saldremos a por el partido, pero a medida que pasen los minutos no vamos a arriesgar en exceso. Nosotros lo tenemos claro y el rival también”. El partido está bajo los focos de Valladolid y Almería. Los castellanos necesitan ganar su partido contra el Guadalajara y que el Celta pierda para poder ascender sin necesidad de jugar la promoción, pero su técnico, Miroslav Djukic, ya se ha hecho a la idea de que la semana que viene tendrá que jugar dos partidos más, y decisivos posiblemente ante el Córdoba, que acabaría sexto la Liga si empata y el Hércules vence al Huesca, que nada se juega. Y ha anunciado que posiblemente dé cancha a varios suplentes, extremo con el que también se especula en Córdoba.

La situación ha generado incluso un cruce de declaraciones entre dos amigos, Djukic y Paco Jémez, técnico del Córdoba. Ambos coincidieron durante su etapa como futbolistas en el Deportivo. “Lo conozco bien, espero que esta semana tenga la boca cerrada”, apuntó Jémez en una tertulia radiofónica el pasado lunes. El serbio ha tratado de rebajar la tensión –“Paco es un chico excepcional”, asegura-, pero también deja alguna puya al hilo de lo que está por venir y de sus sospechas sobre primas a terceros en el final de temporada. “Si el fútbol español quieres estar a la vanguardia y dar ejemplo de limpieza debe actuar. Todos estos años se acumulan maletines sí, maletines no, unos sí, otros no… Todo es adulterar porque unos tienen poderío y otros no lo tienen. No importa lo que yo opine sino los hechos y que de una vez por todas se aclaren”.

“No hay que hacer demagogia, que se quejen Valladolid y Almería que son los dos equipos que más han empatado… A todos nos firman para conseguir objetivos y ni nosotros queremos acabar terceros ni el Córboba séptimo”, reflexiona De Lucas, al que no sorprende la decisión de las casas de apuestas. “Si lo han hecho es porque no son tontos”. Djukic, que vaticinó las victorias del Celta en las últimas semanas y domina la retranca tras tantos años en Galicia, tiene otra visión. “Ahora que se me empezaba a dar bien adivinar los resultados del Celta, me quitan de las apuestas…”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.