El Sevilla renueva el contrato a Míchel

Del Nido baja el presupuesto de 90 a 60 millones: “El equipo de los títulos ya pasó”

Míchel, durante un partido de esta temporada.
Míchel, durante un partido de esta temporada.GARCÍA CORDERO

José María del Nido, presidente del Sevilla, ha anunciado la renovación de Míchel por una temporada en una rueda de prensa en la que, además, ha presentado una auténtica economía de guerra ante la nueva campaña. El entrenador renovará de forma automática un año más si logra la clasificación para Europa en 2013. “Hemos decidido dar continuidad a nuestro entrenador, Míchel, porque confiamos en él, es conocedor de las razones por las que no se ha podido sacar todo el rendimiento posible a la plantilla y su propuesta futbolística es válida más allá de los resultados obtenidos”, indicó el máximo dirigente del Sevilla, quien reconoció que el presupuesto de cara a la próxima temporada baja de 90 a 60 millones y que el objetivo pasa a ser la clasificación para un puesto europeo en lugar de la Liga de Campeones. “El Sevilla de los títulos ya pasó”, manifestó Del Nido. “Hemos gastado más de lo que debíamos y ahora toca apretarse el cinturón. Hemos vivido en una nube y debemos acomodarnos a nuestra realidad, la del sexto o séptimo presupuesto de la Liga española”, aclaró el dirigente sevillista. El Sevilla acomodará sueldos y estructura a unos nuevos tiempos mucho más austeros. En su alocución, Del Nido anunció una reducción sensible en el precio de los abonos y descartó la salida inmediata de uno de los pilares del proyecto andaluz, el director general José María Cruz.

El Sevilla de los títulos ya pasó”

Tanto el presidente como el director deportivo, Monchi, han creído oportuno confiar en Míchel, que supo manejar bien el entorno y se adaptó con rapidez a la institución y a la ciudad, pero que no cumplió con el objetivo para el que fue contratado el pasado febrero en sustitución de Marcelino: la clasificación para la Liga de Campeones. Míchel tenía firmado en su contrato la renovación automática en caso de conseguir esa clasificación para Champions, pero el Sevilla finalizó la competición en tierra de nadie, en novena posición, a ocho puntos de la cuarta plaza y seis de la sexta. Después de tantear a Joaquín Caparrós, el entrenador preferido de la afición, Del Nido y Monchi han apostado por Míchel para regenerar un proyecto que ha quedado agotado después de la etapa de los grandes éxitos. Con esta decisión, los dirigentes del Sevilla exculpan al entrenador como responsable principal de la decepción de la temporada recién finalizada y apuestan por renovar una plantilla huérfana ya, a excepción de Navas, de los jugadores que llevaron al club a la conquista de seis títulos entre 2006 y 2010. Al adiós de Kanouté seguirán los de Palop y Escudé. “Nos tendremos que acomodar a una nueva situación”, es la máxima de Del Nido.

Hemos gastado más de lo que debíamos y ahora toca apretarse el cinturón" José María del Nido

Míchel ha aceptado la propuesta de renovación de Monchi, pues a pesar de contar con una oferta del Olympiacos para sustituir a Ernesto Valverde, está bien adaptado a Sevilla, reside en el centro de la ciudad junto a su mujer y está ilusionado con un proyecto en el que podrá participar desde su génesis. Volverá a ser presentado el viernes. “Míchel nos ha demostrado que más allá de los resultados su fórmula de trabajo es la adecuada para nuestro proyecto”, añadió Del Nido.

También se ha valorado en el club las facilidades económicas que ha ofrecido Míchel, en un momento en el que la ausencia del Sevilla de competición europea provocará una merma de 30 millones en el presupuesto. Después de dirigir al equipo en 17 partidos, Míchel logró siete victorias, tres empates y siete derrotas.

Desde la salida en 2007 del técnico de los éxitos, Juande Ramos, que se marchó con la temporada iniciada al Tottenham, el Sevilla ha tenido cinco entrenadores: Manolo Jiménez, Antonio Álvarez, Gregorio Manzano, Marcelino y Míchel.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS