Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Raúl se va tan grande como llegó

El '7' se despide de la afición del Schalke con un gol muy suyo y una asistencia

Raúl se despidió de la afición del Schalke como llegó: ratonero en el segundo palo para empujar un córner a gol, y listo en el primero para peinar un balón que ayudó a Huntelaar a destacarse en la clasificación de goleadores. Dos acciones que resumen su carrera en las áreas. También en las del Veltins Arena de Gelsenkirchen, desde donde ayer colgará una camiseta con el número siete.

Acompañado de sus cinco hijos, palmeándose el escudo, Raúl recibió un sentido homenaje de una hinchada que en solo dos años le ha adoptado para siempre como uno de los suyos. “En nuestros corazones te quedas, un schalker para siempre”, rezaba una de las múltiples pancartas con las que los aficionados le rindieron tributo.

La grada le agradeció incondicionalmente que en estas dos temporadas haya dado lo mejor que le quedaba, que es lo que siempre tuvo: el respeto por un deporte que ha interpretado desde la inteligencia y la honestidad. Su huella en el Schalke son 40 goles, 79 partidos, una Copa y una Supercopa alemanas, semifinalista de la Liga de Campeones y un tercer puesto en esta Bundesliga a punto de concluir que asegura al club la presencia en la próxima edición de la máxima competición europea.

El señor Raúl, apodado así en el Veltins Arena, se fue de allí como vino. Futbolista. Igual que Ballack, que también se despidió en Leverkusen del club en el que se formó como uno de los mejores centrocampistas europeos.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información