Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Huracán Navarro

El escolta del Barça Regal, con 31 puntos y 10 asistencias ante el Caja Laboral, logra un registro que no se firmaba desde 1997

Navarro trata de lanzar ante Lampe. Ampliar foto
Navarro trata de lanzar ante Lampe. EFE

Navarro no se atribula por nada. Más allá de las molestias físicas, de la presión de un partido en concreto, de las mil y una incidencias de una temporada, su razón de ser es salir a la cancha, jugar como si nada le perturbara y ayudar a su equipo a ganar. Y así lo hizo, una vez más, pero rozando la perfección ante el Caja Laboral. Cuajó una actuación soñada, lo cual no es poco en una carrera plagada de grandes partidos y de grandes éxitos. La Bomba fue capital en el triunfo por 97-89 en un extraordinario partido. Logró 31 puntos y 10 asistencias. Generó 54 puntos para su equipo sin perder un balón, estableciendo su tope de asistencias –nueve pases decisivos había logrado en tres ocasiones- y su segunda mejor valoración (42). La anterior había sido de 43, en 2005, en un partido ante el Breogán.

Solo dos jugadores habían hecho hasta ahora 30 puntos y 10 asistencias en la Liga Endesa, desde 1989 cuando empezaron contabilizarse este tipo de datos: Andre Turner, con 34 y 10 con el Joventut en 1997 (con prórroga), y Tharon Mayes con el Breogán, con 32 y 10 en 1995. También es la segunda máxima valoración esta temporada solo por detrás de Gustavo Ayón, que alcanzó un 43 cuando jugaba en el Fuenlabrada, antes de fichar por los Hornets de Nueva Orleans.

El máximo registro anotador de Navarro en su carrera es de 36 puntos y no conseguía 31 desde que consiguió 32 el 22 de marzo de 2009, en un célebre partido con cuatro prórrogas en Manresa.

Desde 1989, cuando empezaron contabilizarse estos datos, solo Andre Turner y Tharon Mayes lograron firmar unos registros similares

Ni siquiera por la maldita fascitis plantar que le lleva a maltraer desde hace bastantes meses y que esta temporada le estaba dando más quebraderos de cabeza de los habituales. Llegaba el Caja Laboral, amenazante, al Palau Blaugrana. Y el capitán del Barcelona Regal, pocas horas antes, se confesaba en una entrevista concedida a la agencia Efe, y confesaba estar totalmente recuperado de sus molestias en el pie. “Es una lesión más molesta que importante, pero me ha impedido estar a mi nivel. Cada paso, cada arrancada sentía un latigazo. Ahora estoy contento. El dolor no ha desaparecido del todo, pero puedo jugar casi al cien por cien”.

A punto de cumplir 32 años, Navarro, asegura: “De momento tengo la motivación para preparar cada temporada. Cuando no la tenga será el momento de parar. Es un reto salir a la pista y mantenerse ahí arriba. El hambre ha de ser cada día mejor”.

Desde que debutó en la Liga ACB un 23 de noviembre de 1997, Navarro ha conseguido seis Ligas, cinco Copas, dos Euroligas, tres Supercopas y una Copa Korac. Con la selección ha conseguido un Mundial, una medalla de palta en los Juegos Olímpicos y dos Campeonatos de Europa, el último, el pasado verano en Lituania, donde fue designado el mejor jugador del evento. “Si te paras ahí, sería malo”, afirma. “He tenido la suerte de estar en el Barça, que opta a todo y con el que he conseguido muchas cosas, pero el reto se inicia cada año: mantenerse, estar arriba, ganar cosas y tener ambición de seguir mejorando y de ganar”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.