Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Faena de Pedro Ríos a un Sevilla manso

El Getafe, liderado por el jerezano, golea (5-1) al conjunto de Míchel y se apunta a la lucha por Europa

Torres felicita a Ríos tras el cuarto gol. EFE

Tiene porte de torero, duende flamenco y espíritu de maratoniano. Se llama Pedro Ríos y ante el Sevilla brindó una de sus mejores faenas en Primera para llevar al Getafe a las puertas del sueño europeo con una goleada sublime. Por alegrías, de capote y de muleta, en el pase y en el remate, el extremo jerezano destiló clase y tronío. Acostumbrado a sentirse más útil que importante, su paso al frente en las últimas semanas le ha convertido en uno de los primeros espada de la cuadrilla de Luis García que se ha aferrado a su impulso para el tramo decisivo del curso.

No todos los días se recibe a dos de los principales emblemas de tu enciclopedia. Sin embargo, entre la rasca de la noche y la galbana inicial de la afición, la bienvenida a Míchel y Manu del Moral resultó insípida en la grada e inmisericorde sobre el césped. El Coliséum no maneja solemnidades y presentó su habitual aire desangelado a pesar de las ilustres visitas y la trascendencia del choque, pero los fieles parroquianos que acudieron acabaron haciendo la ola honrando a un equipo desatado.

Getafe, 5 - Sevilla, 1

Getafe: Moyá; Arroyo, Cata Díaz, Miguel Torres, Mané; Míchel, Lacen; Pedro Ríos (Barrada, m. 75), Diego Castro, Gavilán (Casquero, m. 83); y Miku (Güiza, m. 79). No utilizados: Codina; Masilela, Juan Rodríguez y Sarabia.

Sevilla: Javi Varas; Coke, Fazio, Escudé, Navarro (Babá, m. 56); Navas, Trochowski, Medel (Campaña, m. 81), Luna; Manu (Rakitic, m. 74) y Negredo. No utilizados: Julián; De Mul, Cala y Deivid.

Goles: 0-1. M. 19. Negredo. 1-1. M. 35. Miguel Torres. 2-1. M. 48. Lacen. 3-1. M. 63. Miku. 4-1. M. 69. Pedro Ríos. 5-1. M. 71. Miku.

Árbitro: Turienzo Álvarez. Amonestó a Miguel Torres, Trochowski y Navarro.

Unos 9.000 espectadores en el Coliséum.

Con el aprobado conseguido, el Getafe se presentaba a la cita para subir nota en busca de un notable que le otorgara beca europea el próximo curso y el examen le salió de matrícula de honor. Enfrente, el Sevilla llegaba lanzado atisbando el brillo de la Champions, pero acabó inerte y corneado ante la embestida del miura azulón.

Los dos equipos se metieron sin remilgos en faena. Amagó Miku, que, a un palmo de la línea de gol, mando al limbo una rosca bienintencionada de Pedro Ríos. Pero el primero en golpear fue Negredo. Trochowski descubrió al delantero bailando en el alambre del fuera de juego con Cata y Miguel Torres y le mandó un pase que acabó convertido en un remate museístico. Una acrobacia en forma de chilena que servía a los de Míchel para tomar el mando y a Negredo para ganar boletos con vistas a la Eurocopa. Pero todo se le destartaló al Sevilla en un santiamén.

En los últimos tiempos, el Getafe se ha convertido en un equipo respondón. Igual que ante el Valencia y con mejor resultado, los azulones reaccionaron con firmeza, decisión y fútbol frente a la adversidad. Un córner lanzado por Pedro Ríos se convirtió en la excusa perfecta para el empate. Coke y Escudé se enredaron y dejaron el balón a los pies de Miguel Torres, que aprovechó para empujarlo y desquitarse por su hieratismo en el gol sevillista.

No pararon ahí los locales y, a la vuelta de los vestuarios, dieron lustre a la remontada ante un rival que pecó de mansedumbre. Miku persiguió con ahínco el balón hasta uno de los rincones del tapete y Diego Castro se lo puso en suerte a Lacen, que con un zapatazo abrió la goleada. En ese instante se acabó el partido y comenzó el festival azulón.

Pedro Ríos, excelso toda la velada, se puso el traje de luces y, con la autoridad del que se sabe en estado de gracia, impulsó a su equipo hasta el apogeo. Sirvió el tercer tanto a Miku, remató el cuarto a centro de Mané y se ganó la puerta grande con otro pase de verónica que valió el quinto de la noche. Luis García le concedió un cambio que le valió la ovación y la vuelta al ruedo. Tenía motivos para desmonterarse en el centro del Coliséum.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >