Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÓRMULA 1

Ecclestone: “No podemos obligar a los equipos a ir a Bahréin”

A menos de 15 días para la prueba, suspendida el año pasado por las revueltas populares, el patrón de la F-1 se echa a un lado y cede la responsabilidad a las escuderías

Bernie Ecclestone, en Montmeló. Ampliar foto
Bernie Ecclestone, en Montmeló.

Como era de esperar, la incertidumbre crece entre los actores de la caravana itinerante que configura el Mundial de Fórmula 1 a medida que se acerca la fecha prevista para la celebración del Gran Premio de Bahréin. La prueba, programada para el domingo 22 de abril, en menos de dos semanas, ya se suspendió la pasada temporada debido a las revueltas populares que azotaron el emirato. Este año, de nuevo, la presión popular y las protestas se han intensificado. Ayer mismo, una bomba casera hizo explosión cerca de la capital, Manama, y dejó un balance de siete policías heridos, tres de ellos con pronóstico grave, después de unos altercados en los que se reclamaba la liberación de un activista.

Ante esta situación, los promotores de la prueba defienden que el acontecimiento puede ayudar a toda la población de Bahréin. En concreto, el discurso de Bernie Ecclestone, el patrón de este gran circo, ha ido cambiando conforme se ha ido acercando la cita en el calendario. Inicialmente, el británico aseguró que la carrera iba a disputarse, que no había motivo para dudar de ello, pero las reservas y las dudas que tienen la mayoría de los equipos y que exponen en secreto, le han obligado a rectificar.

Las estructuras ya están en Shanghái, donde a partir de este viernes comenzará a rodar el Gran Premio de China, circunstancia que aún dificulta más las labores de logística. A la espera de una resolución definitiva, que debería tomarse en las próximas horas, bien sea la de aplazar la prueba o la de suspenderla, Ecclestone ha realizado un último movimiento y se ha echado a un lado, dejando al descubierto a los equipos y a la Federación Internacional del Automóvil. Son ellos, según Mr. E, quienes deben posicionarse al respecto.

La mayoría de las escuderías rechazan la celebración de la prueba

“Si los equipos no quieren ir a Bahréin, nosotros no podemos obligarles”, ha declarado Ecclestone al diario The Times. Uno de los 12 jefes de equipo que comparten parrilla en el campeonato declaraba hace unas horas a otro medio, The Guardian, que tanto su formación como las demás preferirían no tener que afrontar un gran premio envuelto en una coyuntura como la que vive en estos momentos el emirato, en el que gran parte de su población se opone a su celebración. “Me siento muy incómodo por ir a Bahréin. Siendo honestos, la única manera de que la carrera pudiera celebrarse sin incidentes sería colocando a un ejército bloqueando el circuito, y creo que eso sería inaceptable tanto para la F-1 como para el país”, se sinceraba este ejecutivo, que prefirió mantenerse en el anonimato. “Todos estamos esperando que la FIA cancele la prueba, porque lo más preocupante de todo es que estos sucesos ocurren allí cada día. Otros directores tienen las mismas preocupaciones que yo. Me pasé toda la semana pasada asegurándome de que todo estaba en orden para tranquilizar a los equipos, además de confirmar que nuestros empleados están cubiertos por cualquier acto de terrorismo o desorden civil durante el gran premio”, zanjaba este responsable.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.