Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Baskonia desestabiliza al Real Madrid

El combativo equipo de Ivanovic endereza su camino hacia el liderato ante un débil equipo blanco en un partido que batió el récord de asistencia de la Liga (67-66)

Record de asistencia a un partido de baloncesto.
Record de asistencia a un partido de baloncesto. EFE

En un partido de récords, estrenos y reencuentros entre dos de los mejores equipos de la liga, el Caja Laboral y el Real Madrid, era de esperar grandes dosis de emoción y basket de alta calidad. Un Baskonia muy seguro de si mismo, reforzado con la vuelta de Andrés Nocioni, puso ayer la primera piedra en su asalto al título ganar al conjunto de Pablo Laso por la mínima y colocarse a solo una victoria del cuadro blanco a falta de seis jornadas. Los madrileños ven peligrar su objetivo de dar caza al Barcelona, al que aún debe medirse en la ciudad condal.

El Real Madrid sintonizó una frecuencia equivocada en la primera parte del partido. Un triple de Mirotic en el arranque fue la única canasta que los de Pablo Laso anotaron en los ocho primeros minutos del encuentro, mientras el Caja Laboral imponía su ritmo y afilaba su ataque. Con su poder de anotación mermado y cada vez más descolocado, el Madrid trató de empezar a correr sin éxito al caer una y otra vez en la tela de araña del Baskonia, hecha de jugadores grandes al rebote con las ideas muy claras.

Con Bjelica y Lampe como puntas de lanza, el Caja Laboral fue ganando confianza. Laso, por su parte, vio la necesidad de sacar a Tomic, con la esperanza de reforzar la estrategia ofensiva de los madrileños. No funcionó demasiado bien y el equipo empezó a echar en falta al desatascador Jaycee Carroll, experto en solucionar ese tipo de situaciones. Pero Carroll no estaba, y Sergio Rodríguez era quien estaba llamado a asumir ese papel de salvador.

Caja Laboral, 67 - Real Madrid, 66

Caja Laboral: Prigioni (6), Lampe (10), Teletovic (8), Milko Bjelica (8) y Nocioni (12) —quinteto inicial—; Oleson (8), Nemanja Bjelica (10), Heurtel (5) y Ribas.

Real Madrid: Llull (16), Suárez (3), Pocius (6), Mirotic (11) y Begic (6) —quinteto inicial—; Syngler (11), Velickovic (5), Sergio Rodríguez (3), Tomic y Reyes (5).

Árbitros: Arteaga, García y Martínez Díez. Sin eliminados

Unos 15.000 espectadores en el Buesa Arena (estrenaba ampliación).

Con el ritmo del partido en manos de los vitorianos, un triple del atrevido Heurtel y otro más del polifacético Oleson ampliaron la ventaja del Baskonia hasta el 20-10. Llull reaccionó enseguida, pero no con la suficiente fuerza, y el sentido del grupo del Real Madrid no terminaba tampoco de aparecer.

Muy cerrados y sin dejar a ningún jugador del Real Madrid solo un segundo, el Baskonia alcanzó los 12 puntos de ventaja y entonces los de Laso reaccionaron. Empezaron a hacer valer su pericia con los rebotes ofensivos de la mano de Velickovic y Sergio Rodríguez y Singler al contraataque. Un tapón de un inspiradísimo Bjelica y la intervención de Teletovic dieron lustre al resultado del segundo cuarto, pero el juego del Real Madrid empezaba a tener otro color.

Llull abrió el marcador tras el descanso y un triple de Singler metió de lleno al equipo en el partido. Los de Laso lograron que el Caja Laboral dejara de retener balones y empezaron a tener tiempo para pensar más sus acciones de ataque. Un buen pase de Mirotic permitió a Begic materializar un mate estratosférico. Sin embargo, Nocioni sacó su artillería y minimizó los daños.

En su regreso a casa, el argentino, procedente de los Philadelphia 76ers, se reencontró con una afición más numerosa de lo habitual gracias al estreno del nuevo Buesa Arena, que alcanzó el lleno (15.504 localidades), logrando el récord de asistencia a un encuentro de la liga de baloncesto.

El Real Madrid se apoyó en el acierto de Suárez en el tiro exterior y en el pulso firme de Llull para no perder pie en un encuentro vital para su temporada. Con el encuentro muy igualado, una filigrana de Pocius puso el color al juego de los madrileños, pero no empañó el brillo de Nemanja Bjelica, que anotó dos triples decisivos mientras Prigioni daba el paso al frente preciso para tirar del combativo aunque voluble cuadro vitoriano. Puro carácter, Singler redondeó la renovada estrategia ofensiva del Madrid y dejó el marcador en un 65-66. Nocioni apuró las opciones de su equipo y un triple fallido de Prigioni en los últimos segundos lo dejó en la cuerda floja. El Baskonia se aferró a su punto de ventaja gracias a un fallo de Llull en el último tiro.

En su vuelta a la que durante muchos años fue su casa en su época como jugador, Pablo Laso no logró afianzar la segunda plaza en la tabla y dejó la liga más abierta que nunca.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.