Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las primas con retorno de Sandoval

Los administradores del Rayo demandan a su técnico y le exigen que devuelva unos cobros pactados y recibidos antes de que el club entrara en el proceso concursal

Sandoval enseña la demanda que ha interpuesto el Rayo contra él. Ampliar foto
Sandoval enseña la demanda que ha interpuesto el Rayo contra él. DIARIO AS

Amaneció ayer en la sede del Rayo Vallecano, en la calle Payaso Fofó, con una carta en el buzón del entrenador José Ramón Sandoval. La recogió el jefe de prensa del equipo a primera hora y se la llevó al técnico, que ya iniciaba el entrenamiento. Lo que en principio suponía con ingenuidad Sandoval que era una oferta de renovación, se convirtió en un martirio: era una demanda de los administradores concursales del club, que le exigían que devolviera algo menos de 200.000 euros. “Es curioso que tu jefe te demande. Esto es un circo. Pero si el año pasado no pudieron con nosotros, este tampoco podrán”, explotó el entrenador en la rueda de prensa; “esto es un polvorín. ¡Como para pedirme que esté por encima de los 37 puntos!”.

La historia se remonta al primer contrato de Sandoval con la familia Ruiz Mateos, antiguos propietarios del club, donde se estipulaba que si el equipo no estaba entre los cuatro primeros de Segunda a 1 de octubre de 2010, el técnico sería despedido. “A pesar de que era una locura esa cláusula, aceptó porque estaba convencido de que lograría el ascenso”, señalan en su entorno. La cara B de la cláusula, sin embargo, aclaraba que de ingresar en la categoría de oro, recibiría un contrato acorde con la categoría, de un millón de euros. Y, además, que a partir del 30 de octubre de 2010, deberían pagarle unas primas por permanecer entre los seis primeros hasta el final de la temporada. Y es ese dinero —que no cobró íntegramente— el que le reclaman ahora los administradores concursales.

Los incentivos se abonaron por acabar el curso entre los seis primeros de Segunda

En el verano de 2011 la familia Ruiz Mateos salió del club para dar paso a Raúl Martín Presa. Así, en julio, Sandoval se reunió con el nuevo dueño, al que consideraba un testaferro de Ruiz Mateos y al que solicitó que le dejara marchar, que le liquidara la deuda porque intuía que la entidad iba a entrar en concurso de acreedores. Hipótesis que Martín Presa le negó, según el técnico, hasta en tres ocasiones y ante testigos. “No quiero hablar más ni darle más vueltas. Lo siento mucho”, se excusa Sandoval a este diario a través de un educado mensaje de móvil. En esa misma reunión, Martín Presa también le dijo que contaba con él, que era indispensable para el proyecto en Primera. Acabado el encuentro, y tras ratificar su contrato —en el que el técnico no incluyó derechos de imagen porque quedó convencido de que el Rayo no iría a la Ley Concursal—, se le abonó lo acordado por el ascenso. Eso fue antes del preconcurso. Luego se supo que la deuda del club con sus acreedores superaba los 35 millones. Y ahora se acusa al técnico de haber actuado de mala fe por exigir cobrar antes de entrar en el proceso concursal.

Una vez que los administradores judiciales tomaron el mando del club, se le reclamó que se bajara el sueldo en un 70%. “Apostó por ese contrato y consiguió el ascenso, no se lo podían rebajar”, señalan en su entorno. Y como la Federación no les dejó inscribir al técnico provisionalmente, tuvieron que llegar a un acuerdo pocos días antes de comenzar la Liga; Sandoval se disminuyó el sueldo un 40% con la única condición de que se mantuvieran los contratos de su cuerpo técnico.

Los administradores judiciales reclamaron que se bajara el sueldo en un 70%

Para Sandoval, que ha pedido créditos para pagar los colegios de las hijas, ya fue duro ese guirigay. Pero ahora no consiente que se le acuse de actuar de mala fe. “Ellos son los que obran de mala fe, que son los que no pagan, pero esto es una guerra en la que no me quiero meter porque está en manos de mi abogado”, replicó molesto, porque es consciente de que sin el ascenso, el club corría serio peligro de desaparición. “Ahora lo que me preocupa es este equipo y dejarlo en Primera”, insistió Sandoval; “conmigo y con la afición no van a poder”. Aunque ya se le ha aplicado la quita del proceso concursal, rebajado el sueldo y, de paso, demandado. El Rayo recibe el sábado a Osasuna.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.