Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CLARENCE SEEDORF / Medio del Milan

“El fútbol necesita más transparencia”

A los 36 años, Seedorf reclama que los árbitros apliquen las nuevas tecnologías

Seedorf, en un entrenamiento. Ampliar foto
Seedorf, en un entrenamiento. REUTERS

Viernes, 23 de marzo. Son casi las diez de la noche y desde su habitación de Milanello, la ciudad deportiva del Milan, Clarence Seedorf atiende la llamada de este periódico. Era la víspera del Milan-Roma. Hoy le espera el Barcelona de Messi y Guardiola que, dice, tanto le recuerda a su Ajax. El número 10 rossonero, 36 años el domingo, es el único que ha ganado cuatro Champions con tres equipos: Ajax, Madrid y Milan.

Pregunta. ¿Todavía se divierte jugando?

Respuesta. Muchísimo. Me gusta jugar aunque no todos los partidos sean bonitos. Es más, muchos son aburridos, sobre todo cuando el rival se cierra, hace mal tiempo o el campo es feo. Pero me gusta. A mí lo que me divierte es entrar en el campo.

P. ¿Qué le ha dado el fútbol?

R. Una oportunidad para crecer, la posibilidad de conocer mucha gente y sitios nuevos desde muy joven, viajar…, aunque, cuando estás al más alto nivel, viajas mucho y ves poco: el hotel y el estadio. Pero sí te permite entrar en contacto con otras culturas. Es fascinante. Si uno quiere, aprende mucho siendo futbolista. Me ha dado riqueza cultural.

P. ¿Hasta cuándo se ve jugando?

Veo al Barça y vuelvo atrás en el tiempo. Interpreta el fútbol como mi Ajax”

R. Estoy entero. También dependerá del entrenador. Físicamente, siento que todavía puedo dar el máximo.

P. ¿Y mentalmente?

R. Mentalmente, estoy motivado. Sigo teniendo pasión por este deporte, determinación, ambición y estímulos.

P. ¿Y ganas de entrenarse?

R. Claro. Y de hacer la vida adecuada para este deporte.

P. ¿Qué le queda de la escuela holandesa en la que creció?

R. La formación. Aquellos años fueron fundamentales para mi crecimiento. Y divertidísimos. Además de en los aspectos técnicos, te ayudaban en el humano. Es básico para adaptarte luego a todas las situaciones y culturas.

P. ¿Es verdad que les hacían jugar en todas las zonas del campo para que aprendieran a desenvolverse en todos los papeles?

R. En mi época en el Ajax, sí. En los juveniles jugué en todos los sitios menos de portero. El guardameta sí que jugaba a menudo con nosotros. Los porteros holandeses, generalmente, son bastante buenos con los pies. En mi primer equipo en el Ajax hasta jugué de central.

P. De aquel Ajax campeón de Europa en 1995 usted es el único que continúa jugando.

R. Nunca me había puesto a pensar en eso.

P. ¿Le recuerda este Barcelona a aquel Ajax?

El 'diez' de antaño ya no existe. Hoy juega casi delante de la defensa”

R. Sí, muchísimo. Jugué contra ellos y cada vez que les veo cómo desarrollan sus acciones, para mí, es como volver atrás en el tiempo. Por la posesión, la velocidad… Son otros tiempos, otros jugadores, pero la interpretación del fútbol es la misma y la filosofía también. ¡Qué bonito es ver jugar al Barcelona! Se necesitan jugadores con mucha calidad para hacer ese fútbol no solo en la fase ofensiva, sino también en la defensiva. Muchos se olvidan, pero nosotros, con el Ajax, también presionábamos todos muy arriba. Entonces era la novedad. Creo que cada 10 años hay un equipo que hace cosas especiales. Ahora es el Barça.

P. Hablando de cosas especiales, el Milan es el único conjunto italiano que resiste en Europa. ¿A qué se debe la crisis del calcio?

R. Yo no creo que haya crisis. El Nápoles podía haberse clasificado y no lo hizo porque tuvo un mal día; el Inter se quedó fuera por dos goles en los últimos minutos... Yo miro el rendimiento. Si uno solo mira los resultados, se puede confundir. A Inglaterra también le queda solo el Chelsea y no hay crisis. Simplemente, es una rueda que gira.

P. ¿Cómo se juega de tú a tú al Barcelona?

R. Se entra en el campo y se juega.

P. ¿Qué aprendió en Italia?

R. Lo que aprendes más rápido es pensar en el resultado y no tanto en el fútbol bonito. Por lo demás, un nuevo idioma, la cultura de la comida y cómo cuidarte. Aquí se da mucha importancia a la alimentación y al físico.

P. ¿Qué cambiaría del fútbol?

R. La transparencia. Me gustaría que hubiese más dentro del campo y fuera de él. Y la tecnología. Sigo escuchando a mucha gente que dice que eso no sirve, que lo que hace falta es un quinto árbitro. No lo comparto. A la velocidad que se juega y a la velocidad a la que va la pelota, ya no se puede ver todo lo que ocurre en el área. No puedes ver, según qué velocidad, si la pelota ha entrado. Con una pequeña aportación tecnológica podemos ayudar a los árbitros a cometer menos errores graves. La gente habla del fútbol como si fuera un deporte de la calle, pero no lo es. Hay muchos intereses, se pagan millones y millones de euros... En otros deportes hace años que han limitado el error humano. El fútbol se ha quedado atrás. La transparencia tiene que ser el valor del fútbol.

P. ¿Existen todavía futbolistas que dan ejemplo a los pequeños?

R. Los hay, pero hacen falta más porque tenemos una responsabilidad social muy grande. Cuantos más seamos conscientes de eso, más podremos contribuir a crear una sociedad mejor.

P. ¿Quién fue su ejemplo?

R. Rijkaard y Gullit, los ídolos en los que me fijaba de pequeño.

P. ¿A qué jugador admira hoy?

R. A demasiados… Admiro a los deportistas que compiten al más alto nivel porque sé lo que cuesta llegar allí y mantenerse.

P. ¿El jugador que le ha creado más dificultades?

R. Siendo centrocampista, no sufro los rivales, pero sí recuerdo los duelos con Thuram cuando yo jugaba abierto en la banda. Era duro como un palo. Cada vez que me tocaba me hacía daño. Pero era divertido.

P. ¿Quién ha sido su maestro?

R. Van Gaal fue el primero que tuvo un impacto en mi carrera. Me hizo debutar con 16 años. Era una persona muy pasional, un técnico apasionado por el fútbol. Quizás de los mejores que he tenido en un campo de entrenamiento. Insistía mucho en los aspectos técnicos y los tácticos.

P. El otro día, en Turín, tras el Juventus-Milan de Copa, Del Piero acabó dando la vuelta al campo enfundado en su camiseta, la número 10. Dice Gianni Rivera que el diez ha perdido valor, que ahora hasta se lo puede poner el portero. ¿Está de acuerdo?

R. Tiene razón. El diez de antaño ya no existe. Por la velocidad, porque las posiciones son distintas y la táctica ha cambiado. Aquel playmaker de antaño casi juega hoy delante de la defensa. El diez de hoy es el jugador con más capacidad técnica y que ejerce un liderazgo en el vestuario.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información