Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Stuani golpea a un Betis sin puntería

Los de Mel, muy blandos en la defensa, dan aire al Racing

Perdonó mucho el Betis, tanto que acabó por complicarse la vida ante un Racing que peleó con la fe de la desesperación. El meta Mario detuvo balones de todos los colores, en especial a Rubén Castro, y el conjunto cántabro resistió y tuvo arrestos para lograr un empate que lo mantiene con un mínimo de vida. El que da síntomas preocupantes es el Betis, apenas sin oxígeno, solo potente en los inicios de cada tiempo y sin puntería para definir un encuentro que pudo haber ganado y que se acabó complicando de forma lamentable. Presa de los nervios y de la lectura de su entrenador, Mel, que quitó del campo a los dos jugadores que mantenían al Betis, Beñat y Pereira, el conjunto andaluz se complica mucho la vida.

BETIS, 1 - RACING, 1

Betis: Fabricio; Nelson, Paulão, Dorado, Nacho; Beñat (Salva Sevilla, m. 63), Cañas; Jonathan Pereira (Álex Martínez, m. 65), Rubén Castro, Jefferson Montero; y Santa Cruz (Jorge Molina, m. 77). No utilizados: Casto; Juanma, Amaya y Matilla.

Racing: Mario; Francis (Javi Martínez, m. 66), Torrejón, Bernardo, Christian; Diop, Gullón (Munitis, m. 55), Edu Bedía; Arana, Babacar y Adrián (Stuani, m. 73). No utilizados: Sotres; Cisma, Osmar y Colsa.

Goles:1-0. M. 18. Santa Cruz. 1-1. M. 78. Stuani.

Árbitro: Álvarez Izquierdo. Amonestó a Christian, Dorado, Marcos Gullón, Edu Bedía, Arana, Stuani, Nacho y Paulão.

Unos 35.000 espectadores en el estadio Benito Villamarín.

El Betis, angustiado por sus últimos resultados, recibía a un Racing al que la esperanza de la salvación se le hace cada vez más lejana. Dos equipos tocados, con miedo, se citaban en el Villamarín y de una colisión que a priori se consideraba gris emergió un partido vibrante, de ida y vuelta, sin complejos. Lo intentó Mel con la entrada de futbolistas con ganas de reivindicarse, caso de Cañas, Pereira y Santa Cruz, un aire fresco que desarboló al Racing, que no se enteró de lo que se le vino encima hasta pasados 20 minutos.

Momentos en los que el Betis ofreció ese fútbol a cuentagotas que le hace vistoso. Marcó Santa Cruz, no vio el árbitro una mano de Christian y volaba Pereira, hasta que el Racing se rehizo, con sus limitaciones, pero con dignidad, también porque el Betis es incapaz de ofrecer regularidad a ese fútbol a veces brillante. Mario sostuvo al Racing y el conjunto andaluz, que no marcó, se fue diluyendo hasta encajar un gol en un remate de Stuani a pase de Munitis. Con esos problemas defensivos, el Betis sufrirá para mantenerse.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >