BALONCESTO | NBA

Ricky se queda sin Juegos

El base, con una lesión de ligamentos en una rodilla, será baja de cuatro a seis meses

Ricky se duele tras su encontronazo con Bryant.
Ricky se duele tras su encontronazo con Bryant.Jim Mone (AP)

Ricky Rubio se rompió cuando faltaban 16 segundos para el final del partido ante los Lakers y su concurso en los Juegos Olímpicos de Londres se antoja imposible. Los peores presagios se confirmaron a primera hora de la tarde de ayer en Minneapolis. Acompañado por su madre, Tona, fue sometido a una resonancia magnética. Se le apreció un desgarro del ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda. Los primeros diagnósticos informan de que el base español necesitará entre cuatro y seis meses de recuperación. Los Juegos empezarán el 27 de julio.

La lesión se produjo en los últimos minutos del partido entre los Wolves y los Lakers. Ricky marcó muy cerca a Kobe Bryant. Su pie izquierdo resbaló ligeramente sobre el parqué y su rodilla percutió con la de la estrella de los Lakers. Los árbitros señalaron falta personal de Ricky, que quedó tendido en el suelo. Se rehizo ayudado por su compañero Derrick Williams y, ya en el banquillo, trató de probar si su rodilla respondía. Tuvo que desistir y resignarse a presenciar sentado las acciones finales y la derrota de su equipo por 102-105. Ricky se había lucido con 15 puntos, 10 asistencias y cuatro rebotes.

La lesión supone un durísimo golpe para su equipo, en el que estaba brillando con luz propia. A sus 21 años, se había convertido en el conductor de su juego y había cautivado a los aficionados de la NBA. Promediaba 10,6 puntos y 4,2 rebotes y era el quinto que más asistencias repartía en la NBA, 8,2, y el segundo que más balones robaba, 2,2. Kyrie Irving, base de Cleveland, y él eran los favoritos al premio al mejor novato del año.

Rubio promediaba 10,6 puntos, 4,2 rebotes y 8,2 asistencias

La lesión se produjo precisamente en un encontronazo con Bryant, el jugador al que, en un cruel guiño del destino, retó a la salida del vestuario después del partido que ya les había enfrentado en Minnesota hace un mes. Aquel día, cuando ya estaban vestidos de calle, departían Pau Gasol y Ricky. En ese momento se cruzó Bryant con ellos. “¿Estáis hablando de Londres?”, les preguntó. “Sí”, respondió Pau. “¿Estarás allí?”, dijo Ricky a Bryant. “Sí”. El base de El Masnou no se cortó un pelo y vaciló a la figura de los Lakers: “¿Estarás allí? Ya sabes que ganaréis la medalla de plata. Eso ya lo sabes”. “¡Mierda!”, reaccionó Bryant; “acepto apuestas; si yo gano, me llevo las llaves de Barcelona”. Rubio no se calló: “Apuesto lo que quieras”.

Ricky y Bryant ya fueron rivales en la final olímpica de Pekín 2008. Entonces, Estados Unidos se impuso por 118-107 en un sensacional partido. Ricky ha sido un fijo en la selección española desde que debutó precisamente en aquella cita. Además de la plata olímpica, ha ganado dos veces el Eurobasket: en 2009, en Polonia, y 2011, en Lituania.

Sobre la firma

Robert Álvarez

Licenciado en Periodismo por la Autónoma de Barcelona, se incorporó a EL PAÍS en 1988. Anteriormente trabajó en La Hoja del Lunes, El Noticiero Universal y el diari Avui.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS