Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gracias Pep, de un admirador

Su equipo ya forma parte de la historia y será recordado para siempre

Se va Guardiola, confirmando lo que se mascaba en el ambiente. Han sido cuatro años muy intensos con el consiguiente desgaste. Debe de haber sido una decisión muy dura pero también muy meditada. Es difícil abandonar tu casa de toda la vida y aceptar que, probablemente, en los años que le quedan como entrenador, que espero sean muchos, nunca tendrá una plantilla tan especial y potente en sus manos.

Además de ser del Mallorca, equipo de mi ciudad natal, me hice del Barça en la época de Schuster y Maradona. Reconozco que fue una infancia dura, con victorias muy esporádicas y constantemente a la sombra del Madrid. Era un gran equipo con mentalidad de segundones, instalado en el pesimismo y siempre buscando enemigos. Uno cuando pierde tiene dos maneras de afrontar la derrota: buscando esos enemigos, y encontrándolos, o haciendo autocritica para ver tus fallos, cosa que te permite crecer. El Barça era de los de encontrar enemigos, o inventárselos. Un equipo totalmente autodestructivo, motín incluido.

Pep Guardiola, con el trofeo de la Liga de Campeones tras la victoria de su equipo sobre Manchester United
Pep Guardiola, con el trofeo de la Liga de Campeones tras la victoria de su equipo sobre Manchester United EFE

Todo cambió con la llegada de Johan Cruyff, maestro de Pep. Cambió la mentalidad del equipo, quitó los complejos de la institución y ganó la primera Copa de Europa. Fue lo que se conoció como el dream team, liderado en el campo por Guardiola. Luego llegaron los Rivaldo, Rijkaard, Ronaldinho y compañía.

Hasta que apareció Guardiola. Venía del Barcelona B, cogía a un gran equipo pero muerto de éxito y viciado. Se empezó a ver su personalidad echando a Deco y Ronaldinho, autentico ídolo del barcelonismo, y los primeros resultados no fueron los mejores. Pero rápidamente se vio que era distinto. No ha inventado el fútbol, ni lo ha revolucionado, pero en los tiempos en los que el deporte se ha convertido en puro físico, él apostó por el talento de esos locos bajitos, sin renunciar a su estilo, sin importar el rival.

Su equipo ya forma parte de la historia y será recordado para siempre junto al Madrid de Di Stefano, el Brasil de Pelé, el Ajax de Cruyff o el Milan de Sacchi. De los que yo he visto, el suyo ha sido el mejor. Todos los barcelonistas corrimos la banda con él con el iniestazo, yo incluido en muletas después de una operación en el pie. Recordaremos siempre cómo Ferguson reconoció que le habían dado el mayor baño de su vida en la final de la Champions en Roma en 2009. Esas victorias en el Bernabéu jugándonos la Liga. Hemos conocido gestas nunca repetidas por ningún otro equipo como ganar los seis títulos en una temporada.

En el futuro tendré que ser del Inter, del Milan, del Manchester City o de la liga catarí, no lo se, pero seré de donde vaya Pep

Yo siempre, además de ser de equipos, he sido de jugadores. He sido de Michael Jordan, de Maradona, de Ronaldo, de Laudrup, de Zidane, de Raúl, sin importarme el color de la camiseta que se ponían. En el futuro tendré que ser del Inter, del Milan, del Manchester City o de la liga catarí, no lo sé, pero seré de donde vaya Pep.

Gracias por quitarnos los complejos, por estar a 10 puntos del Madrid y pensar que todavía se puede ganar la Liga cuando antes estábamos cinco arriba y estábamos seguros de perderla. Por quedar eliminados de la Champions y tener a todo el Camp Nou en pie.

Se le echará de menos, pero el club está por encima de cualquier jugador o entrenador y la vida continúa. No dudo que volverá en un futuro, no sé en qué función exactamente.

Le deseo lo mejor del mundo. Siempre me quedará el poder decir que he visto jugar a su equipo.

Hasta luego Pep, y muchas gracias por todo. De un admirador para siempre.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.