"Nuestros deportistas nos han hecho ser un país más respetado"

Ante las críticas del exterior, Rajoy defiende al deporte como elemento vertebrador de España

"Nuestros deportistas nos han hecho ser un país más respetado", acabó diciendo Mariano Rajoy, el presidente del Gobierno, frente a la atenta mirada de Rafael Nadal, David Ferrer y el exseleccionador Albert Costa, representantes del equipo español campeón de la Copa Davis en 2011, a los que recibió ayer en el palacio de la Moncloa. Durante la recepción, en la sala de Los Tapices, resonaron los discursos y las citas de intelectuales: Blas de Otero, Madariaga, Unamuno... Sin embargo, dos palabras y una polémica sobrevolaron todos los parlamentos sin que nadie las pronunciara: el dopaje y las sospechas que hay en el extranjero sobre los éxitos del deporte español. A la misma hora y en un desayuno informativo, José Ignacio Wert, ministro de Educación, Cultura y Deportes, se pronunció de manera clara. "Tenemos un problema con el dopaje", dijo; "por eso vamos a intentar aprobar la unificación de la Ley Antidopaje para cumplir las exigencias del Código Mundial de la AMA porque es un aspecto de capital importancia para [la candidatura olímpica] Madrid 2020".

La semana pasada, Alberto Contador fue condenado por dar positivo por clembuterol. Su suspensión despertó una oleada de críticas hacia los éxitos del deporte español, especialmente satirizados en los guiñoles del Canal+ francés, que retrataron a Nadal o Pau Gasol firmando con jeringuillas en apoyo del ciclista de Pinto. Cuando tomó ayer la palabra, Rajoy habló de eso sin decirlo y defendió la marca España.

"Nosotros somos el país que ha ganado más veces Roland Garros aunque algunos no sean conscientes de ello. El mayor desprecio es no hacer aprecio", dijo.

"España es un gran país, una gran nación, y la hacen los españoles, entre ellos sus deportistas, que llevan nuestro pabellón por todo el mundo", argumentó. "Detrás de eso hay mucho trabajo, mucho esfuerzo y mucho sacrificio. Esos son valores que influyen en todos los aspectos de la vida. Vivimos una crisis económica de la que nos va a costar salir. El Gobierno va a poner todo su empeño. Detrás de cualquier crisis siempre hay cosas que hemos hecho mal entre todos. Volver a ese esfuerzo, sacrificio y trabajo es muy importante", siguió; "la gente que tiene éxito no es por que le toque la lotería, que toca en Navidad o Reyes. Es por su trabajo, por su esfuerzo, por su talento, como estos tenistas, cuyos valores queremos transmitir al conjunto de los españoles". Más claramente se expresó Antonio Basagoiti, presidente del PP vasco, a su paso por La Moncloa: "Que les den y... punto".

Las palabras de Rajoy tuvieron todo el peso de la institución a la que representa. Fueron pronunciadas en La Moncloa. Se escucharon en la misma sala en la que hace unas semanas recibió a Nicolas Sarkozy, su homólogo francés. Llegaron a los atentos oídos de uno de los mejores deportistas de la historia, Nadal ?no le pudieron acompañar Fernando Verdasco ni Feliciano López por problemas de agenda?, que viene reclamando una defensa oficial de los valores del deporte español. Precedieron finalmente a la recepción de los Reyes a los tenistas en el palacio de la Zarzuela.

El tono de los actos quedó resumido en las palabras de José Luis Escañuela, el presidente del tenis e impulsor de la reacción coordinada de las federaciones cuyos logotipos aparecieron en los guiñoles. "Si hay un sueño que nos ha convocado a todos los estadistas desde Manuel Azaña", dijo, "ha sido el de construir España. (...) Si hay alguien que ha colaborado en eso son los deportistas. Cuando se les ataca o se pone en cuestión lo que logran en buena lid, se ataca a toda una nación, a nuestra imagen y a la idea de construir España".

El Rey bromea con Nadal y Ferrer ayer, en el Palacio de la Zarzuela
El Rey bromea con Nadal y Ferrer ayer, en el Palacio de la ZarzuelaSERGIO BARRENECHEA

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS