"Un gato y un vivo"

Corretja analiza a Granollers y López, el dobles que clasifica a España para cuartos

El relevo llega con un partido triunfal. Tras seis temporadas en las que Feliciano López y Fernando Verdasco fueron los doblistas titulares de España, Marc López y Marcel Granollers debutaron ayer como pareja, trituraron por 6-2, 6-3 y 6-1 a Korolev y Shukin, el endeble dúo kazajo, y clasificaron el sábado a España para los cuartos de final de la Copa Davis, en los que jugará en casa contra Austria, vencedora de Rusia (3-1). En la eterna búsqueda de una pareja de garantía, que se perpetúa sin solución desde hace decenios, Àlex Corretja, el nuevo seleccionador, ha optado por un giro radical respecto a la apuesta de Emilio Sánchez Vicario y Albert Costa, sus predecesores: de dos sacadores zurdos como Feliciano y Verdasco, que se expresan mejor cuanto más rápida es la superficie, a dos especialistas diestros como López y Granollers, más competitivos cuanto más lenta sea la pista. Con la eliminatoria decidida, ya el domingo, Nicolás Almagro se impuso 6-3 y 6-4 a Korolev y Marcel Granollers 6-3, 6-7(2) y 6-3 a Golubev (España, 5; Kazajistán, 0).

"Granollers es un gato en la red, un tenista muy hábil, que se engancha mucho y ve muy bien la jugada", explica por teléfono a este diario Corretja; "es un privilegio tenerlo porque es muy versátil. Puede jugar en cualquier superficie. Es un comodín, útil para todo". "Marc", sigue el técnico, que habla con conocimiento de causa sobre el dobles, como demuestra que lograra el bronce olímpico en la especialidad en los Juegos de Sidney 2000, "tiene muchísima habilidad, muy buena derecha, muy buena movilidad de piernas, y nos da estabilidad de fondo. No es tan potente como Feliciano o Verdasco en el saque, pero es muy listo, muy vivo, y lee muy bien los partidos".

Granollers y López se conocen desde niños. A su complicidad, su buena predisposición -han jugado juntos nueve torneos desde 2010- y su buen talante natural se unen unas credenciales interesantes. Granollers llegó a ser el número cinco de la especialidad, y López ha ganado con Rafael Nadal el prestigioso título de Indian Wells, sobre cemento. "Somos amigos desde pequeños. Nos conocemos mucho y eso se transmite en la pista", argumentó Granollers, quien, cuenta la leyenda, venció junto a López a Feliciano y Verdasco, los titulares, en la mayoría de los entrenamientos de la final ganada en 2011.

A falta de un dúo con más mimbres que el kazajo, obcecado en jugar desde el fondo, allí donde son mejores los españoles, López y Granollers dejaron pistas de su valía. Huérfanos de un saque supersónico, se mueven con muchísima más naturalidad que sus predecesores en la red, comprenden el difícil arte del cruce para interrumpir los peloteos, explotan los pasillos y construyen todas las jugadas con un fino sentido estratégico.

Que Corretja les dé carrete en futuros compromisos dependerá de la superficie y de la evolución de Granollers en los torneos individuales, en los que va dejando huella desde hace tiempo: apostar por dos doblistas puros es una opción de riesgo que diluían Verdasco y Feliciano, válidos para jugar los partidos individuales en caso de lesión de un compañero.

Por ahora, España está en los cuartos de la Davis, en los que no competirá la Suiza de Roger Federer, eliminada (0-5) por Estados Unidos pese a la vuelta del exnúmero uno, que no jugaba en el grupo mundial desde 2004 y que perdió su partido individual y el de dobles.

El equipo de la Davis aplaude a los aficionados tras eliminar a Kazajistán.
El equipo de la Davis aplaude a los aficionados tras eliminar a Kazajistán.ALBERTO MORANTE (EFE)

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS