Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mourinho: "Eladio Paramés no es mi problema"

El técnico no responde cuando le preguntan si quiere dejar el Madrid y no se hace responsable de las palabras de su portavoz

José Mourinho se hizo pasar la máquina cortadora por la melena y este mediodía se presentó en público con barba de dos días. En su rostro, antaño lozano, han aparecido signos de quebranto. Proliferan las ojeras y la clase de pliegues que indican gestos reiterados de tensión. Sus episodios de socarronería, sus momentos de buen humor y serenidad, se han ido esparciendo hasta desaparecer por completo. Mourinho, que ha conducido al Madrid -que mañana se enfrenta al Levante-, a una situación privilegiada en la Liga, no parece encontrar sosiego en la circunstancias de la clasificación. Da la impresión de ser un hombre atrapado. Quizá por eso, al verle tan mustio, los periodistas se apresuraron a preguntarle si se sentía feliz en el club. Se negó a responder.

"Ya esperaba la pregunta", dijo, antes de eludir una respuesta. "Vosotros deberíais saber la respuesta. Quien alimenta estos infundios, quien lo escribe y quien habla de esto no soy yo. Deberíais preguntarlo a vuestras fuentes, que más que fuentes anónimas deben ser fuentes imaginarias. Yo no juego vuestro juego, yo juego el mío".

A lo largo de su carrera, el juego de Mourinho ha tenido mucho que ver con lo que él denomina "estrategia de comunicación". Su despliegue en la conferencia de prensa de hoy en Valdebebas tuvo todos los ingredientes de un ritual al que él mismo concedió gran importancia. Cuando salió a escena lo acompañaron Aitor Karanka, su ayudante de campo, Rui Faria, su preparador físico y confidente, Oscar Ribot, el jefe de prensa del Madrid, y Eladio Paramés, su agente de prensa personal. Eladio Paramés es una de esas personas a las que Mourinho encarga ponerse en contacto con periodistas para difundir informaciones e influir en los medios de comunicación. Los mismos medios de comunicación que han asegurado que el técnico medita irse del Madrid el próximo verano porque no se siente a gusto. Cuando Mourinho habla de "vuestras fuentes" sabe perfectamente a qué se refiere. A pesar de que se negara a admitir su desencanto con el club, al propio Karanka le confesó en las últimas semanas su deseo de cambiar de aires al final de la temporada.

Ante la actitud retadora del entrenador, un periodista consideró oportuno preguntarle por su agente de prensa particular, que estaba presente en la sala, y que últimamente ha empleado su cuenta en Twitter, en la que se presenta como "portavoz de José Mourinho", para divulgar comentarios agresivos contra Schuster, Dani Alves, Platini, Wenger, o la IFFHS. ¿Se hace responsable de las cosas que dice Eladio Paramés? "No tengo nada que ver con su twitter", dijo el técnico. "Es una persona que trabaja para mí y tiene su vida propia y su independencia. No es problema mío. No soy absolutamente nadie para decir lo que tiene que decir, ni lo que no tiene que decir. Yo debo ser muy antiguo, pero las redes sociales no son para mí. Aprovecho para decir que esos perfiles que están por ahí míos de Facebook son todos falsos".

La conferencia tuvo tintes esotéricos. Desde la presencia de Paramés y Karanka hasta el hecho de que los medios oficiales del club solo preguntaron en inglés. La solemnidad de la puesta en escena contrastó con las motivaciones deportivas del acto, dispuesto a propósito de la visita del Levante al Bernabéu. "Jugamos con el Levante, que es cuarto", enumeró Mourinho; "jugamos con el Santander que está en una progresión evidente, ganando muchos puntos ahora; jugamos con el Rayo, que es una de las sensaciones del campeonato por puntos y calidad de juego; jugamos con el Espanyol, que está haciendo un campeonato fantástico... Tenemos una serie de partidos en febrero que es muy difícil encontrar en el calendario de otro equipo".

El Levante ha sido junto con el Barça el único equipo de la Liga que se ha impuesto al Madrid esta temporada. El técnico ponderó al club valenciano: "Tienen mérito por estar donde están. Estamos en febrero y están cuartos. En noviembre se decía que saldrían rápidamente de puestos de la Champions, pero no ha sido así. Creo que se quedarán entre la cuarta y la sexta posición. El trabajo que han hecho es impresionante".

Respecto a la polémica generada sobre la utilización del Bernabéu como sede de la final de la Copa del Rey que disputarán el Barça y el Athletic en mayo, el técnico del Madrid opinó de forma muy distinta a su presidente. Florentino Pérez no quiere que el partido se juegue en Chamartín. Mourinho se pronunció con desdén: "Me da igual".