Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
BARCELONA, 65 - CANTÚ, 60

El Barça se supera en la escasez

Eidson y Lorbek lideran el sufrido triunfo con un juego muy trabado ante el Cantú

El Barcelona Regal está convirtiendo muchos de sus últimos partidos en ejercicios de superación en medio de circunstancias muy hostiles, con anotaciones bajas, muy bajas, un juego trabado, falto de fluidez, en el que se nota sobremanera la ausencia de Navarro. Contra el Cantú, que juega a la italiana, con posesiones muy largas, haciendo valer las gotas de calidad que destilan Micov y Basile, que antes del encuentro recibió una sucesión de homenajes por su gloriosa etapa en el equipo azulgrana, la escuadra de Xavi Pascual se las vio y se las deseó para marcar distancias. Lo consiguió principalmente en el último cuarto, con un parcial de 9-0 que puso el 59-51 en el marcador y encarriló su primer triunfo en el Top 16.

Barcelona, 65 - Cantú, 60

Barcelona Regal (15+13+21+16): Huertas (11), Mickeal (8), Eidson (15), Lorbek (13), NDong (-) -quinteto inicial- Wallace (-), Vázquez (-), Ingles (10), Sada (-), Rabaseda (-), Perovic (8).

Bennet Cantú (18+12+19+11): Micov (13), Marconato (9), Basile (13), Leunen (3), Cinciarini (2) -quinteto inicial- Mazzarino (1), Diviach (-), Gianella (2), Shermadini (9), Brunner (4) y Markoishvili (4).

Árbitros: Ziemblicki (POL), Vojinovic (SRB) y Koromilas (GRE).

Incidencias: Partido correspondiente a la primera jornada del grupo H del TOP16 de la Euroliga disputado en el Palau Blaugrana ante 4.829 espectadores. Antes del inicio del encuentro, el Barça ha rendido homenaje a su exjugador Gianluca Basile, ahora en las filas del Cantú tras seis años como azulgrana

Al equipo italiano, curiosamente, acabó pasándole factura su deficiente manejo, con 15 pérdidas por solo seis del Barcelona. Abrió muy bien la cancha y aprovechó los espacios en el interior de la zona cuando Ndong y Lorbek no tuvieron otro remedio que perseguir fuera de ella tuir a Leunen y Marconato. El veterano pívot italiano, también exjugador azulgrana, dio un curso en esa fase en la que se le brindaron espacios a cuatro o cinco metros de la canasta.

Xavi Pascual tuvo mucho ajetreo para corregir sobre la marcha en un partido con muchos vaivenes. El Barcelona trató de explotar la fortaleza de sus pívots. Pero les costó dios y ayuda, con Lorbek desacertado al principio y Ndong y Vázquez fuera de onda. Luego optó por la puntería de sus artilleros, pero tampoco tuvieron el día. El Cantú tomó carrerilla (0-8) frente a un Barça muy remiso en ataque, al que le costó más de tres minutos y medio anotar su primera canasta. Las rachas de juego fueron desconcertantes. Tan pronto tomaba carrerilla uno (21-18), como el otro (23-30), en episodios que se repitieron cuando a los italianos les entraron dos triples consecutivos (34-39) o cuando Eidson y Lorbek entraron en combustión en el último cuarto (59-51).

El Barcelona ganó y volvió a exhibir su poderío defensivo, su capacidad para ahogar al rival y empujarlo a arabescos inútiles o a agotar sus 24 segundos de posesión. Sin embargo, el equipo de Xavi Pascual echa en falta la chispa y la alegría que tantas otras veces caracterizó su juego.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.