Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pesadilla en Siena

El Bizkaia Bilbao cae en su estreno en el Top 16 de la Euroliga ante un intratable Montepaschi

El Gescrap Bizkaia empezó con mal pie su andadura en el Top 16 de la Euroliga al caer ante un intratable Montepaschi Siena. Los de Fotis Katsikaris vivieron un sueño durante la primera parte del encuentro, en el que llegaron a aventajar en diez puntos a los italianos. Tras el descanso, sin embargo, el equipo de Simone Pianigiani volvió a ser el temido grupo que ha logrado hacer de su cancha un fortín del que es casi imposible salir ileso. De cada cien partidos en casa, el Siena gana 93. La inseguridad acabó por apoderarse del ánimo de los bilbaínos ante la excelsa calidad de McCalebb y Andersen.

Katsikaris empezó ofreciendo su mejor perfil de estratega y el Bilbao castigó de inicio al todopoderoso Montepaschi. Con Blums empezó la alegría anotadora desde la línea exterior y todo el primer cuarto fue una fiesta a la que pronto se unieron Mumbrú, D'or Fischer... En total, cuatro triples en seis minutos. El punto sobre el que pivota el juego interior del Siena, David Andersen, entró en acción para frenar la escalada vizcaína, que se hacía cada vez más fuerte.

MONTEPASCHI, 81; BIZKAIA BILBAO, 67.

Montepaschi Siena: McCalebb (18), Rakocevic (6), Michelori (0), Moss (8), Andersen (18) -quinteto inicial- Zisis (2), Carraretto (7), Thornton (8), Ress (7), Stonerook (7) y Aradori (0).

Gescrap Bizkaia: Jackson (7), Blums (3), Mumbrú (6), Banic (11), D'or Fischer (5) -quinteto inicial- Mavroeidis (0), Hervelle (9), Raúl López (0), Vasileiadis (16), Grimau (10) y Josh Fisher (0).

Parciales: 14-18, 32-32 (descanso), 56-49 y 81-67 (final).

Árbitros: Radovic (CRO), Zamojski (POL) y Latisevs (LET). Eliminaron por cinco faltas personales a Moss (m.34) y Stonerook (m.38).

Primera jornada del 'top 16' de la Euroliga. 4.153 espectadores en el Palestra de Siena.

McCalebb arrancó con pies de plomo para amarrar bien a Grimau y Mumbrú, que supieron abrir hueco a las felices incursiones de Mavroeidis y Vasileiadis.

Diez puntos de ventaja sembraron la sorpresa en el Palaestra, que rugía en busca de una reacción local. Ésta, unida a una acumulación de errores de los visitantes, incluida una defensa más laxa en el segundo cuarto, llegó de la mano de Niko Zisis y del atípico Stonerook. Un triplazo de Ress igualó el marcador en un 32-32.

Tras el descanso, el idílico panorama de poder dominar sin despeinarse al Siena se tornó un mal sueño. Fue justo cuando David Moss empezó a hacerse hueco en la canasta. Las alarmas saltaron ante su pericia, compartida con la estrella McCalebb. Fue Vasileiadis la tabla de salvación de los bilbaínos, al anotar tres triples casi seguidos haciendo frente con pico y pala a la férrea defensa italiana.

Con el partido girado por completo, los de Simone Pianigiani se empezaron a sentir cómodos y ya no hubo marcha atrás. El Palaestra se volvió un infierno intratable cuando Carraretto castigó y casi anuló a D'or Fischer a Raúl López.

El Bizkaia aguantó el tipo en todo momento y trató de manejar el último cuarto con pericia para no dejar que la brecha fuera mayor. Jackson hizo su papel en los minutos finales, pero fue incapaz de aplacar a unas fieras como McCalebb y Andersen, que se pasearon por la cancha como leones satisfechos tras capturar una rebelde y suculenta pieza.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información

  • El Bizkaia Bilbao cae en su estreno en el Top 16 de la Euroliga ante un intratable Montepaschi