Abidal renueva con el Barcelona

El lateral izquierdo prolonga su contrato por una temporada más dos opcionales

Tras varios meses de incertidumbre, donde chocaban las pretensiones económicas del futbolista y la disponibilidad del club, Abidal y Barcelona han prolongado su contrato por tres temporadas, desgranadas en una fija más dos opcionales. Una renovación que deja al actual equipo azulgrana blindado, con todos los jugadores del primer equipo renovados a excepción del técnico Pep Guardiola, de quien también se presupone que alargará su contrato con el club. Queda también el extremo Cuenca, jugador con ficha del filial que quiere seguir en el club, pero al que le han salido muchas novias después de la explosión de esta temporada y que acaba contrato el 30 de junio.

El entuerto durante estos meses con Abidal radicaba en que el jugador exigía una ampliación del salario a cambio de reducir los incentivos por títulos ganados. Resulta que el futbolista, con cinco años ya en España, deja de tener los privilegios fiscales de la denominada Ley Beckham. Una ley creada en España a principios de 2004 para atraer a empresas internacionales y ejecutivos de alto standing, donde se modificó el IRPF (impuesto sobre la renta de las personas físicas) con exclusiva aplicación para los extranjeros, de forma que, durante los primeros cinco años de residencia en el país, debían pagar el 25% del sueldo que perciben. Pasado ese periodo, subía el tipo impositivo a un máximo del 45%, aunque ahora, con la última subida, ya está en el 56%. Al final, el lateral y el Barça han llegado a un acuerdo.

"Esperemos que Abi renueve", sugirió Guardiola no hace mucho, dejando claro que contaba con el futbolista de cara al futuro. Un jugador tremendamente querido, hasta el punto de que el tras sufrir el año pasado un tumor en el hígado, el capitán Puyol le escogió para que levantar el trofeo de la Liga de Campeones en Wembley. Bromista a más no poder en el vestuario, todo un seguro como lateral e incluso como central -no es un invento de Guardiola, pero sí un acierto porque en la selección gala también actuaba ahí sin éxito-, el equipo azulgrana se asegura un cerrojo en la zaga, una buena salida del balón y una pieza táctica.

Abidal abraza a Messi tras uno de sus goles al Betis.
Abidal abraza a Messi tras uno de sus goles al Betis.MANU FERNÁNDEZ (AP)

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50