Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Doblas, amo de su zona

El Lagun Aro que hoy se enfrenta al Gescrap Bizkaia, ha escalado siete puestos en solo cuatro jornadas apoyado en la solidez del pívot cántabro, elogiado por su técnico

"Es mucho más protagonista que lo que la gente a veces puede pensar. No estamos hablando de la anotación, sino de un momento físico envidiable, de una capacidad de defender a cuatros, a cincos, de correr el campo... Quería que fuera un referente defensivo. Lo está cumpliendo". El entrenador del Lagun Aro, Sito Alonso, no pudo describir mejor el papel que David Doblas (Pedreña, 1981) ha jugado en la meteórica revitalización del Lagun Aro, que ha pasado de ser colista hace un mes a superar al Bizkaia en la tabla.

La ajustada victoria lograda por el equipo guipuzcoano ante el Cajasol en la cancha donostiarra (67-65) permitió el pasado 3 de enero a los vascos enlazar el cuarto triunfo consecutivo que deja la Copa del Rey a un tiro de piedra, objetivo impensable hace solo unos días. A falta de tres segundos para el final Doblas encestó un mate a sangre fría con un empate a 65 reflejado en el marcador. Sus dos puntos y el desacierto de los andaluces en su última jugada dieron la victoria a un renovado Lagun Aro.

Ésta es, sin embargo, solo la anécdota dentro de la progresión del cántabro en el conjunto guipuzcoano, que eliminó de paso también su leyenda negra en torno al mes de enero. En los tres últimos años nunca había ganado un partido durante dicho mes. El resurgir del equipo ya se pudo intuir a finales de diciembre con la apabullante victoria sobre Gran Canaria (45-78). Los de Alonso habían arrancado la temporada con cuatro caídas consecutivas. La escalada de siete puestos en cuatro jornadas es su excelente balance al inicio del año. Ya ha igualado el récord de victorias seguidas en la ACB en la historia del club, aunque aún le queda medirse a grandes rivales como el Barça.

Doblas ha dado solidez al muro defensivo ante las bajas que sufre el equipo en el juego interior, por lo que ha mejorado su rendimiento global. A nivel individual ha sabido sacar a escena su mejor versión, con un excelente movimiento sobre la pintura y convirtiendo su figura en todo un estilete defensivo. Además, borda los finales complicados. Ya lo hizo en Zaragoza, con una pareja de rebotes ofensivos, dos canastas y dos tapones cruciales. También contra el Alicante, aunque la victoria no llegó, levantó a su equipo en los minutos finales.

Las estadísticas dan fe de esta realidad. En las primeras diez jornadas Doblas promedió 5,9 puntos, 2,5 rebotes y cinco puntos de valoración en veinte minutos de juego de media. En las cuatro últimas, con un minuto más en la cancha, sus números ascienden a 7,8 puntos, seis rebotes y diez de valoración. Es decir, ha optimizado su rendimiento disponiendo de prácticamente el mismo tiempo.

Doblas reconoció hace unos días que en el vestuario ya se habla de Copa. "Es un objetivo que nos hemos puesto este año. Debemos ser ambiciosos, aunque tenemos los pies muy en el suelo. Sabemos lo que somos y si queremos llegar a cotas altas debemos trabajar y respetar al rival". Doblas reparte los méritos entre sus compañeros. "Pude meter las canastas decisivas, pero fue por culpa de mis compañeros", señaló tras el último choque ante el Cajasol.

No es solo de Doblas el mérito del buen estado de forma del Lagun Aro. Con escaso banquillo, Alonso ha sabido rentabilizar y exprimir las aptitudes de los nueve jugadores con los que contaba. La mejoría del pívot inglés Andrew Betts también ha contribuido a reforzar el plano ofensivo del equipo.

Con la ilusión por las nubes, el Lagun Aro se mide hoy al Gescrap Bizkaia (12.30, ETB-1) en Miribilla para seguir avanzando en su sueño a costa de un rival que necesita ganar sus próximos cuatro partidos para seguir manteniendo sus opciones en la Copa mientras despunta en la Euroliga.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.