Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Levante, sin alas y sin gol

Al equipo granota le fallan los extremos ante la ordenada defensa del Mallorca (0-0)

Sin grietas en la zaga del Mallorca, el Levante se estrelló sin remedio a pesar de la tenacidad y la fuerza de Koné, en un duelo infinito con los centrales rivales. El costamarfileño añoró la compañía de los extremos que lo habían escudado hasta ahora, Valdo y Juanlu, ambos lesionados. Las defensas se impusieron a las delanteras y el Ciutat de València se quedó por primera vez sin goles en este curso. A pesar de que el cuadro granota buscara la victoria hasta el final. Y de que el Mallorca la rozara con varios remates neutralizados por un excelente Munúa.

El Levante se quedó sin la profundidad que suelen darle Valdo y Juanlu por las orillas. El Zhar fracasó en cada intento de desbordar al lateral izquierdo Bigas; y Rubén Suárez tendía a centrifugarse, huyendo de la aridez de la banda. El resultado fue un Koné aislado, esposado por dos centrales tan sobrios como Chico y Ramis.

LEVANTE, 0 - MALLORCA, 0

Levante: Munúa; Pedro López, Ballesteros, Del Horno, Juanfran; El Zhar (Higón, m. 77), Xavi Torres (Iborra, m. 84), Farinós, Rubén (Aranda, m. 63); Barkero; y Koné. No utilizados: Navas; Pallardó, Rafa Jordà y Cabral.

Mallorca: Aouate; Pau Cendrós, Ramis, Chico Flores, Bigas; Pereira, Tissone, Pina (Martí, m. 58), Nsué; Chori Castro (Alfaro, m. 46); y Casadesús (Nunes, m. 89). No utilizados: Calatayud; Zuiverloon, Hemed, Martí y Crespi.

Árbitro: Undiano Mallenco. Amonestó a Pedro López, Pina, Pau Cendrós, Farinós y Pereira.

10.560 espectadores en el Ciutat de València.

Acostumbrado a emociones fuertes, el Ciutat de València sufrió una primera parte anodina, sin una brizna de trabajo para los porteros Munúa y Aouate. El Mallorca ya luce el sello de Caparrós respecto a la solidez defensiva. Otra cosa es la capacidad atacante, muy limitada a algún destello de Chori Castro desde la mediapunta o algún remate inesperado de Casadesús. Poca cosa.

Sin alas, el Levante insistió en el pelotazo a ninguna parte. Y Caparrós, viendo opciones de ganar, retiró a Chori Castro para que su sustituto, Alfaro, estuviera más cerca de Casadesús. Una hábil internada de Pereira anunciaba la apertura mallorquinista, alimentada por un posterior disparo de Bigas repelido por los puños de Munúa. El Zhar no tenía su día y un mal pase suyo propició la ocasión más clara del Mallorca: un remate de Casadesús rechazado por los pies afortunados de Munúa.

En su peor momento, el Levante sacó su viejo espíritu guerrero, a lomo de sus dos señas de identidad: Juanfran, en un trallazo, y Ballesteros, en una arrancada espectacular. Cinco minutos sobre el cogote de Aouate, bombardeándolo en saques de esquina. Respondió Martí en una magistral falta salvada por Munúa en una fabulosa estirada. Ahora sí, había vértigo y el estadio acogió de buen grado la entrada del joven extremo Higón, aunque solo fuera para el último cuarto de hora. Su chispa final no fue suficiente ante un Caparrós encantado con el empate, al retirar a Casadesús por el central Nunes, mientras Aouate perdía todo el tiempo posible. Aun así, el público granota, tan agradecido, ovacionó a sus jugadores en la despedida. No había dudas sobre su gran esfuerzo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.