El Caja Laboral tritura al Nancy

El Baskonia se mantiene en la lucha por el 'Top 16' tras hundir a los franceses

El Caja Laboral debía dejarse la piel ante el Nancy francés para aferrarse a sus opciones de pasar a la segunda fase de la Euroliga. Tan en serio se lo tomó que prácticamente dejó al equipo francés en coma, sin pulso, y llegó a aventajarle en 42 puntos. Concentrado por la responsabilidad que manejaba, el Baskonia tejió la red perfecta y atrapó a un rival flojísimo y claramente desnortado tras la marcha de Batum.

El ataque sorpresa de Nemanja Bjelica en los primeros segundos del choque anticipó la encarnizada batalla que el Caja Laboral planeaba protagonizar en el Iraider Arena. Ante su público, el equipo de Ivanovic fue creciéndose hasta dejar casi sin pulso a un conjunto de Monschau, que tuvo, como siempre, en el pívot nigeriano Akingbala su principal arma arrojadiza.

Un sobresaliente Teletovic, que brilló desde el principio hasta el final del choque, acumuló puntos casi sin esfuerzo Mientras Kenny Gregory luchaba por hacerle el boca a boca a su equipo, que pasó, en muy pocos minutos, de perder por 14 puntos a hacerlo por 23. Salió Milko Bjelica a la cancha y el partido adquirió el estatus de fiesta. Sylla sudó a mares para alcanzar la canasta de los vitorianos y, de hecho, fue el único que lo logró.

El Baskonia se fue con un cómodo 42-21 al descanso. Sin la estrella fulgurante de la NBA Batum, el conjunto no logró taponar sus heridas, ya que su gran capacidad atlética se quedó pequeña ante el arrojo de los vitorianos, que subió varios puntos respecto a la última vez que ambos equipos se midieron en Europa.

En el tercer cuarto los locales mantuvieron la intensidad y el ritmo ante la cenicienta del grupo, que se fue hundiendo en una ciénaga profunda que le dejó solo un hilo de voz en la garganta de Gregory.

Un festival de triples ahondó en la brecha y convirtió el choque en un paseo para el Caja laboral, que tuvo variadas estrellas, múltiples ocasiones para lucirse.

A Dusko Ivanovic le cambió la cara cuando su equipo desconectó del partido al principio del último cuarto y encajó un parcial de 0-9 cuando el marcador reflejaba un aplastante 71-30. La leve reacción francesa no gustó nada al montenegrino, poco amigo de bajar la guardia ni ante tamaña ventaja.

Sacó fuerzas de flaqueza Sylla y Gregory para maquillar el resultado, pero los aciertos desde la línea exterior y desde casi cualquier parte de la cancha imposibilitaron cualquier atisbo de recuperación seria.

Recompuestos y con un 90-55 en el marcador, el joven Thailen encestó el triple del honor, última canasta del partido, que certificó el éxito rotundo de los locales y la caída libre del Nancy. Si hoy el Bizkaia perdiera ante el Fenerbahce, el Baskonia quedaría clasificado matemáticamente.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS