"No jugaré la Copa Davis en 2012"

Nadal apuesta por los JJ OO y Ferrer ve "muy difícil que este equipo vuelva a juntarse para ganar el torneo"

Los años pasan. Incluso, para Rafael Nadal. En 2004 era apenas un adolescente de 18 años cuando ganó su primera Copa Davis con España y precisamente en Sevilla. En 2011, tras un partido épico contra el argentino Juan Martín del Potro, ha ganado la segunda a los 25, también en la capital de Andalucía, en medio de un ambiente realmente impresionante.

"Fin de fiesta", afirmó David Ferrer nada más sentarse en la sala de prensa. "Somos ya mayores. El año que viene será muy complicado y desde ya os digo \[a los periodistas\] que no jugaré la Copa Davis. Habrá Juegos Olímpicos en Londres y yo quiero estar en ellos. En mi planificación de la temporada no entrará jugar la Copa Davis. En el futuro ya se verá", declaró Nadal sobre su participación en la próxima edición del torneo. Pero todavía fue mucho más contundente Ferrer: "Hemos defendido una vez más a nuestro país. Hay una generación de tenistas españoles que vienen pegando fuerte y creo que será muy complicado, casi imposible, que este equipo vuelva a juntarse para ganar de nuevo esta competición".

Más información
Una remontada para la eternidad
"Yo no lo tengo claro"

Frases que sonaron a despedida y que fueron expresadas en medio del júbilo, de la alegría, por la consecución de la quinta Ensaladera por parte de España.

Nadal, en el fondo, expresó su malestar por el calendario tan cargado que tienen que soportar los tenistas de la élite. Poco después, echó la vista atrás. "Claro que me acuerdo de la victoria de 2004, pero esta ha sido más especial. Con el paso del tiempo vas valorando todo lo que has hecho. Entonces era muy joven. Este triunfo ha sido verdaderamente especial, con un ambiente impresionante, quizás el mejor de mi carrera deportiva. Además, pone el punto final a un año que ha sido muy bueno para mí a pesar de las dificultades que también han existido", aclaró luego el campeón español.

Para ganar otra vez la Davis, Nadal tuvo que doblegar a un impresionante Del Potro, que siempre le ofreció resistencia. "Ha estado genial, sin duda. Al principio del encuentro, no podía con él. Pero sabía que era mi momento, que no podía fallar ante mi gente, ante una afición que ha estado impresionante", añadió a continuación.

"Hemos perdido ante uno de los mejores equipos de la historia", rumió Tito Vázquez, el capitán argentino, rodeado de todo su equipo; muy tocado por la derrota, pero orgulloso por la resistencia ofrecida ante el conjunto español.

"Perdí, pero estuve cerca \[de ganar\]. Lo di todo en la cancha. A veces hay que entender que el rival es mejor que tú", confesó Del Potro. "Puede que Nadal no esté en su mejor momento de forma, pero es demasiado bueno en tierra. Como Ferrer", agregó el de Tandil.

Argentina, después de cuatro intentos fallidos, sigue sin ganar la Copa Davis. Tres finales las jugaron fuera de casa y una en ella, la de 2008, en la que perdieron también ante España en Mar del Plata. "Debemos seguir intentándolo. El año que viene debutaremos contra Alemania y luego jugaremos las eliminatorias en casa", recordó David Nalbandian, quien tuvo el gesto de consolar a Del Potro nada más acabar el encuentro cuando su compañero lloraba desconsolado por la derrota ante Nadal.

La batalla en la tierra, no obstante, se trasladó a la grada, donde los 2.500 aficionados argentinos dieron una auténtica lección de apoyo a sus jugadores. En perfecta comunión con su equipo, animaron con especial intensidad en los momentos en que Del Potro dio muestras de debilidad. La desesperación le llevó a alimentar el cariño con los suyos, inasequibles a pesar de estar en minoría en la grada de La Cartuja.

Con 1-0 en contra en el cuarto set, los hinchas argentinos interrumpieron durante cuatro minutos el juego. El parón ayudó a Del Potro, que llegó a forzar la muerte súbita.

Nadal recordó esos duros momentos en el cuarto set. "Me sentía muy bien físicamente y confiaba en el triunfo. Confieso que el parón me vino muy mal y a él le permitió recuperarse. Del Potro es un jugador excepcional y tiene posibilidades de ser el número uno", dijo.

"Ese apoyo \[de los hinchas argentinos\] me sirvió para dar lo poco que me quedaba de fuerzas. Fue importante para mí", reconoció Del Potro, quien también agradeció el trato recibido de los medios españoles y de la afición de Sevilla. En cualquier caso, el respaldo desproporcionado de la afición argentina le valió un aviso por público partidario, regla que penaliza en la Copa Davis a los aficionados si no guardan las formas adecuadas.

Nadal celebra su victoria.
Nadal celebra su victoria.ALEJANDRO RUESGA

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS