Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Valverde firma un contrato de futuro con Movistar

Cumplida su sanción de un año y medio, el ciclista murciano volverá a competir en enero

El 2 de mayo de 2010, el presidente de la Unión Ciclista Internacional (UCI), Pat McQuaid, pronunció una frase histórica que quería ser profética mientras contemplaba en Sion a Alejandro Valverde, vestido de líder, en el pelotón de la última etapa del Tour de Romandía: "Esta será la última carrera que dispute". Durante año y medio, el tiempo que ha durado la sanción al corredor murciano por su implicación en la Operación Puerto, el dirigente irlandés fue profeta; dentro de poco más de un mes, cuando, probablemente en el Tour Down Under, en Adelaida (Australia), Valverde vuelva a pegarse un dorsal en el maillot, McQuaid retornará a su ser, una persona sin poderes de predicción. Valverde volverá a correr y lo hará con el equipo de Eusebio Unzue, con su equipo de los últimos años, que desde esta temporada se llama Movistar y con el que acaba de firmar un contrato de futuro, largo. La presentación oficial tendrá lugar el martes 15, en el edificio de Telefónica en la Gran Vía de Madrid.

Junto a la sanción de 18 meses a Valverde, a quien también vetaron en el Tour de 2009, le descalificaron de todas las carreras que había corrido en 2010, le borraron del libro de victorias de Romandía y del Tour del Mediterráneo, entre otras, pero no de su triunfo más importante junto a sus dos Lieja-Bastogne-Lieja, la Vuelta a España de 2009. Cuando regrese, pasado el impulso inicial, la rabia contenida tantos meses, que le hará salir a destrozar sus primeras carreras, la duda será su capacidad para mantener el nivel anterior a su sanción. Pocos ciclistas han sido capaces. "Pero pocos ciclistas son como Valverde", dice Jesús Hoyos, el médico del Movistar, que ha estado en contacto con el ciclista murciano, de 30 años, durante sus 18 meses de sanción. "Se ha entrenado como cuando competía, incluso más. También se ha cuidado como nunca en todos los sentidos, incluida la alimentación".

Sus compañeros de grupeta de entrenamiento por las serranías murcianas -los profesionales José Joaquín Rojas, Luis León Sánchez y Fran Pérez—atestiguan de la forma de su compañero, de cómo les atacaba en los repechos, les esprintaba, no paraba hasta soltarlos. "Este año habrá hecho en bicicleta 48.000 kilómetros, más aún que cuando competía", dice Hoyos. "Pesa 60 kilos, menos aún que cuando su último Tour y tiene unos músculos de acero, una tableta de chocolate impresionante, fruto de unos 3.000 abdominales diarios. Y, sobre todo, sigue con hambre de bicicleta".

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.