_
_
_
_

Banega, mes y medio de baja

El técnico del Valencia lamenta la lesión del mediocentro, pero exige que el equipo se rehaga con otros jugadores

Ever Banega, centrocampista argentino del Valencia, estará de baja entre cuatro y seis semanas tras sufrir un esguince en el ligamento lateral interno de la rodilla derecha en el partido de Champions que el conjunto de Unai Emery ganó 3-1 frente al Bayer Leverkusen. Así lo certificaron las pruebas médicas que le hicieron los galenos del Valencia a primera hora de la mañana. Una lesión, en cualquier caso, menor de lo que se presumía, toda vez el futbolista abandonó ayer el terreno de juego en camilla y hoy, la ciudad deportiva apoyado en las muletas. Su ausencia será capital para el equipo, como ya advirtió el técnico Unai Emery tras el duelo ante el Leverkusen (3-1).

"Últimamente, el equipo estaba monopolizado por Ever Banega, marcaba los tiempos de avanzar superando líneas, y su lesión nos ha supuesto un parón, pero hay otras vías para ganar, quizá no tan lúcidas. El equipo lo ha pasado mal, pero se ha rehecho. Tenemos que saber independizarnos de Banega. Tenemos que dar un paso al frente con Tino Costa y Parejo. Hay otras vías", señaló Emery.

Así lo entendió uno de los protagonistas de la noche, el portero Diego Alves, que subrayó la importancia del 3-1 -un gol más que la victoria del Leverkusen en la ida (2-1)-, ya que las cuentas que se harán en la última jornada, en la visita del Valencia a Stamford Bridge frente al Chelsea. "Banega es un jugador de calidad, que ayuda mucho al equipo y que aguanta mucho la pelota. Pero Tino ha hecho un partido importante y es bueno físicamente", explicó. Un contratiempo de los grandes para el Valencia, mucho mayor que esos abucheos proferidos por Mestalla al sustituir a Piatti por Feghouli en lugar de por Pablo, que era la cabeza solicitada por el público. Emery dio una razón física: "Pablo es de es que más corre del equipo. El más aeróbico. Feghouli es muy explosivo, ha hecho un gran primer tiempo, pero baja algo en el segundo". Y Rami, el central, divertido, añadió: "La afición es complicada... un día arriba, un día abajo... ¡pero me gusta!".

Menos contento estaba el Leverkusen, equipo con dos caras. Débil en defensa y peligrosa en ataque. Pesó más la endeblez defensiva, como reconoció Ballack, al afirmar que su equipo había sido "muy ingenuo" en el segundo gol del Valencia, el de Soldado. También lo fue en el primero, un fallo del meta Leno, y en el tercero: Rami cabeceó cerca del área pequeña. "No creo que fuera un día para perder", argumentó Ballack. "El inicio fue brutal para nosotros [un gol encajado a los 11 segundos]", añadió, "pero después dejamos de lado el respeto, que ya en la ida tuvimos en exceso. No nos reconocieron un gol legal [un tanto de Schürrle, con 2-1 en el marcador, por un inexistente fuera de juego]".

Robin Dutt, el técnico del Leverkusen, se quejó del fallo de su portero, Leno, cuando sirvió en bandeja el gol a Jonas: "Debería haber despejado el balón, no tratarlo de pasarlo". También se lamentó de los árbitros, aunque no quiso quitarle méritos al Valencia. "Fue un gran partido y soy muy optimista para la clasificación", sentenció.

Banega es retirado en camilla de Mestalla.
Banega es retirado en camilla de Mestalla.MANUEL BRUQUE (EFE)

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_