Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Enredo con los transfers

La ACB suspende por decisión judicial el Zaragoza-Valladolid ante la negativa de la FIBA a conceder las licencias a sus dos fichajes por las deudas del club con su exjugador Barnes

La ACB comienza con lío y a medias. Según ha anunciado el presidente del Valladolid, José Luis Mayordomo, su club no viajará mañana a Zaragoza para jugar su partido ante el CAI, porque el juzgado número uno de lo mercantil de Valladolid decidió ayer aplazar el encuentro por la negativa de la FIBA a tramitar los transfers de dos de los fichajes del equipo este verano, Herve Toure y Dalidor Bagaric. El auto del juzgado insta a la ACB, que más tarde confirmó la suspensión del choque, a que "el Blancos de Rueda no dispute ninguno de sus partidos si no puede jugar con todos sus jugadores". Medida que el equipo aragonés "respeta y acata" aunque "sin entrar a valorar los contenidos ni las razones que motivan las mismas".

Sobre el CB Valladolid pesan tres prohibiciones de la FIBA para realizar incorporaciones internacionales por diversos impagos. Una por los honorarios de la agencia U1st en el fichaje de Eulis Báez , otra por idéntico motivo en la contratación de Lemont Barnes y la tercera, por no haber pagado la ficha completa del propio Barnes en la temporada 2009-2010. El Valladolid reconoció ante la FIBA dichas deudas, pero alegó en su defensa que no debía recibir sanciones deportivas al encontrarse acogido a la Ley Concursal. Igualmente, arguye que al estar en concurso de acreedores no pueden elegir el orden en el que se producen los pagos. La justicia española ya le había dado la razón al club en dos ocasiones, instando a que se acepten los nuevos fichajes, pero la FIBA ha mantenido las prohibiciones, por lo que los transfers continúan en los antiguos equipos de Toure (el Enel Brindisi, de Italia) y Bagaric (el Marousi, de Grecia).

Según Mayordomo "el club no jugará ningún partido sin todos sus jugadores. Un juez prohíbe jugar, es imposible". De hecho, el presidente pucelano ha asegurado que "se puso sobre la mesa la posibilidad de suspender la ACB entera". Mayordomo ha dicho que la FIBA le reclama por Barnes 460.000 euros, y que ellos solo reconocen 90.000. Sin embargo, la resolución del organismo sobre la demanda del jugador cifra la cantidad a pagar en cerca de 100.000 euros.

El entrenador del equipo vallisoletano, Luis Casimiro, ha reconocido esta semana que el club era consciente de la situación antes de realizar ambos fichajes: "Sabíamos que existía este problema, sin embargo, el club consideró que al tener el apoyo jurídico se solucionaría tarde o temprano. (...) Había un riesgo". Motivo por el que, según el técnico, sus primeros cuatro fichajes veraniegos habían sido de jugadores provenientes de ligas españolas, a los que el Valladolid sí puede inscribir. Mientras no logre los pases de Toure (ala-pívot) y Bagaric (pivot), el juego interior pucelano se verá fuertemente mermado, contando solo en el primer equipo con Nacho Martín, Txomin López y Kahiem Seawright, a la espera de posibles incorporaciones, complicadas a estas alturas de la temporada y con el reducido mercado que tendría para elegir. Pese al embrollo, Mayordomo ha asegurado que tiene "fundadas esperanzas" de que los pases lleguen a tiempo para la segunda jornada, en la que el equipo vallisoletano debería medirse al Lagun Aro el próximo jueves (20.30).

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.