Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Márquez está intratable

El español, a 23 puntos del liderato, saldrá primero al firmar un tiempo estratosférico, dos segundos más rápido que la 'pole' de 2010

No quiere oír hablar de MotoGP, aunque empieza a tolerar que se le dé como candidato al título Mundial de Moto2. No como favorito, porque el favorito, mientras los números sigan amparándole, todavía es Stefan Bradl. Entretanto, Marc Márquez, sonríe, echa balones fuera con su natural simpatía y se concentra en hacer lo que mejor sabe: pilotar. Lo hace con la maestría de los campeones. Ya lo es. Y hay tantas similitudes en las formas con las que ganó el título de 125cc el año pasado que a ojos de muchos, que niegan las leyes de la estadística y promulgan su fe ciega ante la gracia del chico de Cervera, el gran aspirante a la corona de la categoría intermedia es Márquez. Lo es por cosas como las que hizo este sábado, en la sesión de clasificación, cuando a pocas vueltas del inicio ya rodaba en tiempos de récord. El crono se rindió finalmente a sus pies cuando lo paró en 1m53,2s, un tiempo dos segundos más rápido que la pole position de 2010, que hizo Andrea Iannone.

Márquez saldrá este domingo desde la primera posición de la parrilla por sexta vez este año, el de su estreno en Moto2, para intentar ganar su séptima carrera y seguir acercándose al alemán Bradl. Y lo hará con un ritmo imposible para sus colegas, que no pudieron ni acercársele, ni siquiera entorpecer una de sus vueltas exprés, porque el de Cervera esquiva al resto de pilotos como sortea Leo Messi a los defensas, con elegancia, sin inmutarse, dispuesto a salirse con la suya y alcanzar la línea de meta. En esta categoría tan igualada, en la que hay tantas motos idénticas, él marca la diferencia. Más este fin de semana en Alcañiz, donde estrena un chasis nuevo, con la fábrica Suter a su entera disposición, un chasis como el que probó el fin de semana pasado en el circuito de Cheste, con el basculante invertido, como explicaba el diario Marca.

El segundo clasificado, a seis décimas: un auténtico superviviente como Julián Simón, que rodó por los suelos poco después de la hazaña. El de Villacañas estudia volver a ser intervenido el lunes próximo de aquella fractura de tibia que le está dando más problemas de los previstos. Mientras, infectada la herida, agotado su físico, sigue dando guerra en cada sesión. Completará la primera fila Scott Redding, a siete décimas. Y Bradl, todavía líder del Mundial, con 23 puntos de ventaja sobre Márquez (menos de los que da una victoria), fue cuarto, a siete décimas.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.