Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Se están suicidando"

Nadal critica de nuevo que los directivos de la Federación Internacional no cambien el formato de la Davis

El sorteo se hace poniendo los papelillos en un sombrero cordobés, y Rafael Nadal lo observa serio. Igual que en Charleroi, hasta donde acudió para jugar contra Bélgica la primera ronda, el mallorquín responde a una pregunta con una crítica al formato de la Copa Davis. En Córdoba, sin embargo, aporta un nuevo matiz: habla, dice, por todo el equipo español, que escucha sus argumentos entre gestos de asentimiento, no solo por él mismo.

"Estoy cansado de ser el polémico", arranca Nadal. "El problema de las rondas de la Davis que se juegan la semana después de los Grand Slams (Wimbledon y Abierto de Estados Unidos) es para los ocho primeros (del mundo), que son los que suelen estar en cuartos, semifinales o finales (de los grandes). Hay muchos más tenistas y para ellos probablemente sea lo adecuado, porque tienen tiempo para prepararse", continúa. "En mi caso, no ha sido positivo. Hay muchas otras cosas a cambiar (...). Lo dije en Bélgica. No se puede pretender no cambiar absolutamente nada desde hace tropecientos años y que los mejores del mundo sigan estando a gusto en esta competición. Los contras son mucho más que los pros", prosigue. "(...) El problema es que la fuerza que queda en esta competición, a lo que se aferra la Federación Internacional, es que es la competición en la que defiendes a tu país. Hacerlo con compañeros a tu lado es un valor añadido. Toda mi vida he tenido el sentimiento de ser jugador de equipo. Si no, no estaría aquí. La competición en sí no merece los esfuerzos que hacemos, porque ellos no hacen ningún esfuerzo para que estemos aquí. No quieren cambiar nada, lo entiendo, porque están en una situación cómoda. Están mirando a tiempo corto. (A la larga) se están suicidando los que hacen que esta competición no tenga ningún cambio. (...) La gente, el vestuario, está cansada. No lo toméis como Rafa Nadal. Tomarlo como equipo español de la Davis".

Nadal, el serbio Novak Djokovic, el suizo Roger Federer y el británico Andy Murray juegan la Davis esta semana. Es una excepción. Rara vez coincidieron los cuatro mejores del mundo representando a sus países al mismo tiempo. Los cuatro, cada uno expresándose más o menos en público según su personalidad, comparten muchos argumentos: quieren un calendario que les permita más descanso (una Davis cada dos años, por ejemplo); consideran que su porcentaje de la bolsa de premios debería ser incrementado; querrían ver los encuentros disputados a tres sets; y piden que se compita en ciudades representativas de cada país, con grandes estadios e infraestructuras similares a las del circuito ATP.

Tras las críticas de Nadal en Charleroi, la Federación Internacional (ITF) se reunió con el español y su equipo para escuchar sus argumentos. Juan Margets, uno de sus más altos ejecutivos, fue el hombre que se sentó a la mesa en Barcelona. Una cosa es segura. En la ITF no habrá pasado desapercibido que las reuniones de los jugadores con la organización del Abierto de Estados Unidos acabaran por retrasar la final del torneo al lunes, con el argumento de que un lado del cuadro debía competir cuatro días seguidos por culpa de las suspensiones por la lluvia. Sin tenistas, concluyeron los ejecutivos neoyorquinos, no hay producto.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.