Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Liechtenstein, más esquí que fútbol

La selección española se bate con un rival menor, que cuenta como mayor logro en su historia un empate contra Portugal en 2004

El fútbol en Liechtenstein ya ha pasado a ser algo más que un hobby, toda vez que languidece cuando se habla de los deportes de invierno, sobre todo del esquí. Por eso su mejor deportista de todos los tiempos es la esquiadora alemana pero nacionalizada Hanni Wenzel, con cuatro medallas (dos de oro y una de plata en Lake Placid, 1980) en los Juegos Olímpicos de invierno, ya que el país nunca ha conseguido un laurel o metal en los de verano. Pero el balón tiene su importancia en una región con algo más de 35.000 habitantes -un tercio son extranjeros-, con 2.200 fichas federativas. Aunque sin ningún éxito considerable, la selección de Liechtenstein sí que ha logrado algún resultado de mérito. Poco crédito, en cualquier caso, para enfrentarse con la selección campeona del mundo, España, que no debería sufrir en absoluto para deshacerse de unos rivales que juegan en equipos y Ligas menores (22.00, TVE 1).

Equipo joven, hasta el punto de que su estreno en competiciones internacionales arrancó en 1994 para disputar la fase de clasificación de la Eurocopa de Inglaterra, sumó 25 derrotas consecutivas hasta 1998, cuando se impuso a Azerbaiyán (2-1) en Vaduz. Tuvieron que pasar otros 24 encuentros para que volviera a firmar un resultado positivo, un empate frente a Luxemburgo (3-3), ya en 2002. No le ayuda su escasa población y, por consiguiente, los pocos equipos profesionales (7), todos dentro del marco de las Ligas suizas. De hecho, solo el Vaduz disputa la Primera División, al tiempo que el Eschen milita en Segunda B y el resto (Schaan, Balzers, Triesen, Ruggell y Triesenberg) se pierden en el fútbol regional. No es de extrañar, entonces, que no existan las selecciones sub 17 y sub 19 del país. Pero el equipo absoluto, dirigido por Hans Peter Zaugg, Bidu, -toda una institución en las categorías inferiores de suiza-, ha dado un paso al frente con su hermético 4-5-1 y sus resultados ya no son tan desastrosos: en esta fase de clasificación firmó las tablas ante Islandia, Lituania y Estonia, además de conseguir un triunfo sobre la propia Lituania (2-0). Eso sí, Liechtenstein mantiene su debilidad, última del grupo I, inexistente en cualquier gran cita internacional.

Con el recuerdo del empate histórico en 2004 ante Portugal (2-2) en la fase de clasificación para el Mundial de Alemania, la selección 119 -según el ranking FIFA- del mundo afronta el duelo con más ilusión que otra cosa, con la intención plana, como siempre: dos líneas de cuatro cerca del área para abrigar al portero, con los laterales cerrados al centro y sin intenciones ofensivas, y todos remitidos a los contragolpes. Funciona la táctica porque hasta la fecha, solo España ha sido capaz de meterle más de dos goles en un partido (0-4) en la fase de clasificación. Sin Polverino (problemas personales), que milita en el Aarau suizo, uno de los pocos futbolistas que no juegan en el Vaduz, solo tiene cuatro referencias. En la portería detiene Jehle, que llegó a jugar en el Boavista de Portugal y en el Tours de la Ligue 2; en la defensa manda Martin Stocklasa, que jugó en el Reid austriaco y pasó por el Dinamo Dresden, de la Bundesliga 2; en el medio mueve el balón el zurdo Burgmeier, que tuvo una aventura en el Darlington inglés de la League Two; y el talento corre por parte del joven Wieser, la gran esperanza del país, el sucesor del centrocampista ofensivo y todavía estandarte de la selección Mario Frick, que tuvo sus mejores años en Italia, en equipos menores como el Arezzo y el Ternana, pero que también jugó en la Serie A con el Verona y el Siena. Poca dinamita y fútbol, en cualquier caso, para poner en apuros a España.

El 'once' de España ante Liechtenstein

Del Bosque ha decidido la alineación que, en caso de victoria, conquistará el pase para la Eurocopa 2012: Casillas, Sergio Ramos, Albiol, Busquets y Arbeloa; Xabi Alonso; Silva, Xavi, Mata; Villa y Negredo. Los descartados han sido Reina, Cazorla, Botía, Montoya, Torres y Javi Martínez, por lo que en el banquillo se sentarán Valdés; Domínguez, Cesc, Thiago, Iniesta, Silva, Llorente y Pedro.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información