_
_
_
_

Dani Moreno vence, Antón cede

El jefe del Euskatel flojea en la subida a Sierra Nevada y pierde un minuto y veinte segundos con el resto de favoritos.- Chavanel, nuevo líder

La ascensión a Sierra Nevada, tan temprana que ha llegado en la cuarta jornada, prometía quitar las caretas a algunos de los favoritos y no defraudó. La subida, de 23 kilómetros, y el calor, igual de sofocante que en días anteriores, dejó tocado al líder del Euskaltel, Igor Antón, que empezó a sufrir en las primeras rampas y ha acabado perdiendo un minuto y veinte segundos con el resto de los favoritos. El vasco, en cualquier caso, suele ir de menos a más en las grandes vueltas. El que aguantó bien la ascensión e incluso se dejó ver con un amago de ataque fue Vincenzo Nibali, el último vencedor de la Vuelta. Y, mientras los favoritos se codeaban, surgió Dani Moreno (Katusha), que coronó primero por delante de Sorensen (Saxo Bank). También obtuvo premio Chavanel, escapado en la anterior jornada durante toda la etapa, que se convirtió en el nuevo líder la ronda española.

Antes de esas muestras de fuerza y de debilidad, la etapa había transcurrido con una normalidad absoluta. Los protagonistas fueron siete ciclistas más acostumbrados a correr en el anonimato que a destacar en grandes vueltas: Guillaume Bonnafond (AG2R), José Vicente Toribio (Andalucía Caja Granada), Yoann Bagot (Cofidis), Thomas Rohregger (Leopard), Eduard Vorganov (Katusha), Koen De Kort (Skil) y Matthew Busche (Radioshack). Todos ellos cogieron la fuga buena en los primeros kilómetros y el pelotón, comandado durante buena parte de la etapa por el Movistar del líder, Pablo Lastras, dejó hacer. De hecho, la fuga llegó a tener una ventaja superior a los ocho minutos y se plantó al inicio de Sierra Nevada con una renta de cuatro minutos, insuficiente para una etapa exigente, con un puerto de primera categoría y otro de tercera antes de la subida final.

La distancia con la fuga tardó en reducirse drásticamente lo que el pelotón en inquietarse, cuando el Rabobank tomó las riendas del grupo en la subida al segundo puerto del día y puso en fila a todos. Las primeras rampas de Sierra Nevada, las más duras con desniveles cercanos al 9%, hicieron la primera selección. Solo medio centenar de ciclistas aguantaron entre los mejores en los primeros cinco kilómetros y se descolgaron corredores como Taaramae, Kloden, Barredo o el líder, Pablo Lastras. Igor Antón , por su parte, dio enseguida muestras de debilidad al hacer los primeros kilómetros de la subida en las últimas plazas del pelotón. El Liquigas, que se puso a tirar a nueve kilómetros para el final, dio la puntilla al líder del Euskaltel, que acabó descolgándose cuando faltaba una vida para llegar. Justo entonces, comenzó el fuego. Nibali hizo un amago de ataque y Sorensen, Kiserlovski y Dani Moreno se escaparon, directos a por una victoria que, finalmente fue para el español.

Entretanto, Mark Cavendish, el velocista dominador del Tour de Francia y ganador del maillot por puntos en la última edición de la Vuelta, se fue a casa, mermado por la montaña y por las altas temperaturas. El británico ya dio muestras de flaqueza ayer, cuando a las primeras de cambio se dejó llevar y llegó a más de doce minutos del vencedor. Se va tras una presencia testimonial y antes de que se haya disputado el primer sprint.

Dani Moreno celebra la victoria.
Dani Moreno celebra la victoria.MIGUEL VIDAL (REUTERS)

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_