Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Barça noquea al Bayern en Múnich

Thiago lidera al equipo y marca los dos goles en la final de la Copa Audi

Guardiola consigue con extraña facilidad que su equipo sea reconocible, juegue quien juegue, ponga a quien ponga, ya sea en la pretemporada o en la fase decisiva del año. Pep dispone, la camiseta exige y el plantel le responde. En el Allianz Arena muniqués, en la final de la Copa Audi, el Barcelona le ha ganado la final al Bayern de Múnich con dos goles de Thiago, el primero de cabeza y el segundo espectacular, en un partido en el que el Barcelona ha vuelto a tener buena posición, criterio al jugar el balón y una buena presión cuando la pierde, axiomas que resumen el juego azulgrana. El volante crece y crece y se va de Múnich convertido en mejor jugador del torneo y en máximo goleador. Mientras el club, el Arsenal y Cesc Fábregas siguen jugando su particular partida de ajedrez, que debería dar con los huesos del capitán gunner en el vestuario del Camp Nou, el hispano-brasileño honra el número 4.

BAYERN MUNICH, 0 - BARCELONA, 2

Bayern Munich: Butt; Rafinha (Schweinsteiger, min.54), Badstuber (Tymoshchuk, min.46), Boateng, Contento; Pranjic, Alaba (Kroos, min.66), Luiz Gustavo Usami; Olic (Muller, min.66) y Petersen (Gómez, min.62).

Barcelona: Valdés (Pinto, min.46); Dos Santos (Carmona, min.77), Busquets (Piqué, min.75), Fontás, Maxwell (Jeffren, min.54); Keita, Thiago, Iniesta (Riverola, min.60); Pedro (Afellay, min.60), Villa (Armando, min.84) y Soriano (Cuenca, min.65).

Goles: 0-1 M.42. Thiago. 0-2 M. 74. Thiago.

Árbitro: Wolfgang Stark.

Allianz Arena de Munich. 66.000 espectadores. Final de la Copa Audi.

Es cierto que se ha notado la falta de entrenamientos, de entendimiento en algunos casos y, también, que la ausencia de hombres que terminarán siendo imprescindibles rebaja el potencial del equipo. Pero es hora de hacer pruebas y acumular minutos de trabajo, y si encima le ganas al equipo bávaro, mejor que mejor, porque queda a resguardo el buen nombre de la entidad. Heynckes, dicho sea de paso, tampoco ha usado su once de gala -Muller y Schwensteiger no han aparecido hasta bien entrada la segunda parte, por ejemplo- pero en general, los 66.000 espectadores que se han citado en el espectacular estadio bávaro, han visto un partido entretenido, disputado y con pocas ocasiones de gol. No será que no lo ha buscado el Bayern, pero ha sido solvente la zaga azulgrana, que apenas ha cedido un par de oportunidades claras: en la primera Valdés ha impuesto su estatus ante Alaba, en un mano a mano resuelto por el catalán con solvencia extrema y en la segunda, ante Olic, Pinto se ha lucido.

El partido ha servido para que Guardiola pueda insistir en juntar a Busquets con Fontás en el eje de la zaga -la pareja promete y jugarán mucho juntos- para probar a Jonathan Dos Santos como lateral derecho y dejar que chavales como Cuenca, Riverola, Armando o Carmona se quiten los miedos. Mención aparte merece Andrés Iniesta, que al ser sustituido ha recibido una tremenda ovación. El respeto por el jugador de Fuentealbilla no es exclusivo de la afición española.

La única nota negativa ha sido la lesión de Soriano, que regresa a Barcelona esta misma noche. El resto del equipo viajará pasada la media noche a Estados Unidos, donde el Barcelona jugará tres amistosos, en Washington, contra el Manchester United, en Miami, frente al Chivas de Guadalajara y en Dallas, ante el América de México.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.