Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sancionado por tirar un penalti de tacón

Awana Diab, jugador de Emiratos Árabes, lanzó una pena máxima con la espuela ante el Líbano y será sancionado por su federación por "haber faltado al respeto al otro equipo"

En el fútbol, como en todo el deporte, el juego sucio está mal visto. A veces, incluso traspasa esa barrera y, aunque legales, hay sucesos que rayan lo irrespetuoso. Eso es lo que ocurrió el pasado domingo en una amistoso entre Emiratos Árabes Unidos y el Líbano. En el minuto 78, el árbitro pitó un penalti a favor de los Emiratos y el dorsal 13, Awana Diab, se disponía a tirarlo. Todo parecía normal, pero cuando el mediocentro se acercó a los 11 metros, se dio la vuelta y golpeó la pelota con el tacón de su pierna derecha, tratando de imitar a Totti. El portero, sorprendido, no reaccionó. Gol y el definitivo 6-2.

En ese momento, varios jugadores del Líbano fueron a pedir explicaciones, mientras Diab, sonriente, volvía corriendo a su campo. En el banquillo, el seleccionador emiratí, el esloveno Srecko Katanec, preparaba algo. Sin dudarlo ni un momento, llamó a otro jugador y Diab fue sustituido inmediatamente. En la Federación de los Emiratos el ambiente empezó a caldearse, hasta el punto de que su director deportivo, Esmaeel Rasheed, dijo lo siguiente tras el encuentro: "No podemos permitir que un jugador de nuestro equipo falte el respeto al otro equipo. Ha sido despectivo y merece una sanción. Podríamos expulsarle o multarle". De momento, el jugador ya ha mostrado su arrepentimiento. "Fue un error", reconoció. Un error que puede costarle caro.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.