Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nadadores, tengan cuidado con la comida

Los organizadores de los Mundiales en China advierten a los participantes que comer fuera de los restaurantes designados puede acabar en un positivo por dopaje

En China el clembuterol está permitido. Que se lo digan al jugador de tenis de mesa Dimitrij Ovtcharov, que fue al país asiático a competir y dio positivo por esta sustancia. El alemán recurrió y acabó exculpado porque logró demostrar que no había intentado mejorar su rendimiento, como cualquier tramposo, sino que había comido carne contaminada. Con estos antecedentes, y ante los inminentes Mundiales de natación, que empiezan en Shanghái el próximo domingo, las autoridades chinas lo tienen claro. Mejor prevenir que caer. "Los nadadores deben comer solo en los restaurantes designados por la organización", han advertido.

La diferencia entre la red de restaurantes de la organización -en hoteles e instalaciones- y el resto de los establecimientos de Shanghái es clara. En los primeros las autoridades garantizan que la materia prima y los procedimientos para cocinarlos no vulneran las normas contra el dopaje.

En los últimos meses algunos equipos se habían dirigido a los organizadores de la mayor cita del año para la natación. Preocupados por el sistema de supervision alimentaria china, incluso habían solicitado llevar a Shanghái su propia comida.

El equipo de Estados Unidos, con el gran Michael Phelps a la cabeza, suele llevar su propia carne a este tipo de torneos. Ya lo hizo para los Juegos Olímpicos de Pekín, hace tres años. Australia ha anunciado también que enviará a Shanghái la carne que comerán sus nadadores.

En Shanghái se esperan 2.000 deportistas, entre nadadores, saltadores, jugadores de waterpolo y las chicas de la sincronizada. Las autoridades chinas no quieren que un detalle como la comida les arruine la fiesta.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.