Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sánchez Llibre deja la presidencia del Espanyol

Máximo accionista del club, apoya a Ramon Condal, que se propone como sustituto el 12 de julio

Daniel Sánchez Llibre despejó ayer la X que dejó en su día, cuando se le pidió que pusiera una fecha a la finalización de su mandato después de varios amagos de dismisión, y anunció que deja la presidencia del Espanyol después de catorce años en el cargo, desde el 26 de junio de 1997, cuando sustiuyó a Francisco Perelló Picchi. Ramon Condal, persona de su máxima confianza, será seguramente su sustituto, o al menos por ahora es el único candidato del consejo que ha expresado su intención de optar al cargo que la junta general de accionistas eligirá el próximo 12 de julio.

"Me gustaría que me recordaran como una persona honrada", proclamó Sánchez Llibre en el momento de anunciar su despedida. "El fútbol no quema sino que cansa", añadió. "Llega un momento en que dices basta. Mi decisión es firme. Yo no soy el Zorro: no me voy para volver. Ya lo tenía decidido desde el comienzo de temporada y, por tanto, nada han tenido que ver los pitos recibidos por una parte de aficionados en el último partido contra el Sevilla. Y si no lo dije antes fue para no perjudicar al equipo". Y remató: "Las razones son exclusivamente personales. No tengo nada contra nadie".

MÁS INFORMACIÓN

Máximo accionista del club, Daniel Sánchez Llibre, de 60 años, recuperará su condición de "aficionado", después que Ramon Condal se propusiera ayer como candidato al cargo. "Es el único miembro del consejo que ha dado el paso adelante y, por tanto, si nadie más le ha seguido entiendo que no habrá más candidatos, quizá para no provocar un cisma", argumentó el presidente. "Tiene mis acciones a su disposición, a no ser que se presente alguién más, porque entonces puede que no apoye a ninguno. Yo no he propuesto a nadie". Puesto que hay abierta todavía una ampliación de capital, no se puede descartar que surjan nuevos aspirantes.

Personaje entrañable y populista, muy cercano a la afición y las peñas, Sánchez Llibre alcanzó el poder absoluto del club -tiene la mayoría de acciones con Condal- después de la salida de José Manuel Lara Bosch, máximo accionista, y de superar en 2006 una junta delicada por la oposición de la plataforma Espanyol 3.0.

La Ciudad Deportiva (2001) y el Estadio Cornellà-El Prat (2009) -Sarrià fue demolido en 1997-, son dos grandes referentes de la gestión de Sánchez Llibre, que deportivamente contempla dos Copas (2000 y 2006) y una final de la UEFA (2007).