Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pauner no sufre un edema cerebral y se recupera en el campo base

El alpinista aragonés viaja mañana a Katmandú

Extremadamente cansado aunque sin edema cerebral. Así está recuperándose el alpinista Carlos Pauner que llegó ayer al campo base tras protagonizar un descenso dramático después de hollar el sábado el Lhotse (8.516 metros), la cuarta montaña más alta del mundo. El aragonés ha querido aclarar desde el campo base que no sufre un edema cerebral como se comunicó en un primer momento y que tampoco utilizó oxígeno en el descenso.

El alpinista, que señala que su estado de salud es bueno y que tiene afección de garganta con muchos dolores que le impiden casi hablar ha relatado: "Entiendo que con tantos problemas que ha habido en el descenso del Lhotse, haya podido haber confusión, pero yo en ningún momento he tomado oxígeno y si no que pregunten a mis compañeros que eran los que estaban conmigo. Si hubiese tomado oxígeno en el Campo IV o en el descenso habría bajado más rápido, sin problemas y ahora no estaría así;ha sido un descenso tremendamente duro; he sufrido y luchado mucho por ascender y descender el Lhotse como siempre lo hago, sin oxígeno" . Pauner también ha querido agradecer a los alpinistas Benegas y Rusell Brice el esfuerzo y la humanidad que han demostrado con el rescate de Lolo Gonzalez- que se perdió y sufrió congelaciones en los pies-, y a Martínez, Mónica Piriz y Pablo Díaz, la atención y los cuidados médicos que ha recibido cuando ha llegado al campo base.

Mañana, el alpinista tiene previsto viajar en helicóptero Katmandú y reunirse con la la 'notaria' del himalaya, Elisabeth Hawley que cerificará que ha alcanzado el 'ochomil'. Pauner quiere convertirse en el tercer alpinista español - tras Juan Oiarzabal y Alberto Iñurrategi. en hollar las 14 cimas más altas del mundo. Después de ver a Miss Hawley, regresará a España.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.