El Itxako se queda a dos goles de la gloria

El conjunto navarro gana al Larvik la vuelta de la final de la Liga de Campeones (25-24) pero no consigue superar el resultado de la ida

El Itxako Reyno de Navarra se quedó sin el premio gordo de la temporada, la Liga de Campeones, al perder la final contra el Larvik después de no poder levantar la desventaja del partido de ida en Noruega (23-21). Le faltaron dos goles en el encuentro de vuelta disputado hoy en Pamplona, a pesar de ganarlo por la mínima (25-24). El conjunto español pagó un nefasto inicio de partido y tuvo que remar a contracorriente durante todo el partido disputado en el Pabellón Anaitasuna, aunque llegó a los últimos cinco minutos con opciones (21-21), pero se impuso la experiencia del Larvik.

No pudo comenzar peor el partido para el Itxako. Con un ataque muy enredado y con dificultades para frenar la conexión al pivote de las noruegas, el Itxako cometió seis penaltis, transformados por Sulland. El conjunto de Ambros Martín lo tuvo muy cuesta arriba al ir perdiendo por cinco goles (2-7, m.11) e incluso sufrió dos exclusiones seguidas, pero, curiosamente, se rearmó tras un tiempo muerto del técnico noruego para cobrar vida con los penaltis de Turey y los goles de Martín. Las amarillas defendieron mejor en los últimos minutos del primer periodo, propiciaron pérdidas de balón del Larvik y pudieron sacar un par de contraataques para marcharse al descanso con esperanzas de remontar (10-11).

El Larvik, prácticamente la selección noruega, salió de nuevo muy metido al inicio de la segunda mitad y volvió a coger aire, reducido después por el Itxako, que perdió a Barnó por dos exclusiones seguidas (19-20, m.52), pero que llegó a los últimos cinco minutos con opciones, tras las paradas de Navarro y los cuatro penaltis marcados por Martín (21-21).

Las noruegas supieron jugar mejor los últimos minutos, pero el Itxako al menos se llevó un triunfo honroso en el partido de vuelta ante su afición (25-24).

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS