Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Mis piernas son como alambres"

Entrevista a Bruno, medio centro del Villarreal

Bruno Soriano (Artana, Castellón; 1984) se presenta a la cita con una fotografía de James Dean en la camiseta, "un icono del siglo XX", dice, y una sonrisa que celebra la temporada de su consagración en Primera División. Es el segundo jugador que más balones recupera de la Liga, tras Jarosik, y el cuarto que más pases buenos da, tras Xavi, Iniesta y Alves, y por delante de Busquets y Messi. Hoy confía en remontar un 5-1 al Oporto.

Pregunta. ¿Cómo llega un niño de Artana a la élite?

Respuesta. Es un pueblo pequeño, de montaña, en el que no había ni categorías inferiores. Jugaba al fútbol en cualquier lado, en las calles, aunque estuvieran empinadas. Tras dos temporadas en el Betxí, el Villarreal me fichó.

P. ¿Y por qué volvió del Villarreal a su pueblo?

R. Porque necesitaba a mis amigos y a mi familia. Tenía 16 años y necesitaba estar en casa. Dos años después vino a buscarme el mister [Juan Carlos Garrido, exdirector de la escuela] y me convenció para que volviera.

P. ¿Quiénes fueron sus ídolos?

R. Redondo, que era zurdo como yo; Josico, cuando llegué al Villarreal, y Senna, que me ha ayudado muchísimo a madurar.

P. Con su Ferrari azul, debe ser la bomba en su pueblo.

R. Hace poco tuve un golpecito con él, pero ya está arreglado.

P. Parece delgadísimo. ¿Cuánto pesa?

R. Peso 74 kilos y mido 1,84. Me puse en el gimnasio, pero no necesito más masa muscular. Hago mantenimiento. Tengo la suerte de no tener lesiones. Hay muchos delgados altos y están bien físicamente. Yo aguanto los 90 minutos a tope.

P. Tampoco va mucho al choque. Hace un poco como Guardiola: esperar que el contrario vaya a por el balón e intentar quitárselo cuando cae.

R. Tienes que ser un poco más listo cuando te enfrentas a medios y delanteros de mucha envergadura. Si voy cuerpo a cuerpo será difícil. Busco la pillería.

P. Antes era un volante de creación; ahora un mediocentro defensivo. ¿Cómo fue el cambio?

R. Fue en el Villarreal B cuando comencé a jugar por delante de la defensa. Luis García [el entrenador del Levante] me puso ahí. Fue un acierto, es donde más cómodo me encuentro.

P. ¿Tiene instinto defensivo?

R. Sí. No me cuesta jugar de centrocampista defensivo. Mis números lo dicen. Me gusta fijarme en las estadísticas, que siempre ayudan, aunque no sean del todo reales.

P. Sus largas piernas ayudan.

R. Eso dicen mis compañeros, que tengo buenos alambres.

P. Como Busquets.

R. Lo mejor de Busquets es que roba muchos balones y está siempre al 100%. Es muy intenso y cubre las espaldas del equipo.

P. Con Pellegrini no tuvo continuidad. ¿Cómo pasa a ser el jugador de campo con más minutos?

R. Mejoré en la agresividad dentro del campo. Un día me levanté y me puse en la cabeza que tenía que correr más y entrenarme más. Y lo hice.

P. ¿Se siente el termómetro del equipo?

R. Si cuentas con compañeros de mucha calidad alrededor, de centro del campo hacia arriba de lo mejor que hay en España, por supuesto que se nota si estás bien. Te sientes importante.

P. Al ser el único medio defensivo, tiene una responsabilidad máxima.

R. Sí, me gusta más recuperar un balón, robar y pasar, que hacer un regate o marcar un gol. Me encanta robar y pasar.

P. Tampoco puede saber la sensación de marcar un gol ya que solo ha marcado uno en cuatro temporadas: en la Copa.

R. Está claro que me intentaré mejorar en esa faceta.

P. ¿Sus compañeros le tienen preparado algún homenaje si marca?

R. Sí que hay un poco de cachondeo. Tenemos una celebración preparada con Giuseppe [Rossi]. Yo le digo que esa celebración la hagamos cuando marque él. Si tenemos que esperar para cuando lo haga yo, va para largo.

P. ¿Cómo fue su experiencia en la selección, en el viaje a México?

R. Fue una sorpresa. Tengo ganas de volver algún día porque fue una experiencia muy bonita. Disfruté mucho, sobre todo del buen rollo de la selección.

P. ¿Por qué se desplomó el Villarreal en la segunda parte ante el Oporto?

R. Tuvimos un bajón físico a partir del minuto 60. Bajamos la intensidad y no sé por qué. Ellos iban a más y nosotros a menos. A partir del 3-1 bajamos demasiado los brazos pese a que ese resultado no era del todo malo. Nos confiamos un poco y ellos marcaron todas las ocasiones. No recuerdo que Diego López hiciese una gran parada.

P. El bajón físico, ¿es debido a una plantilla corta?

R. No creo. El domingo ganamos remontando [al Getafe] en una segunda mitad muy intensa. El Oporto está descansado después de ganar su Liga semanas atrás. Sabíamos de su potencial, pero no contábamos con el bajón de la segunda mitad.

P . Habrá que parar a Hulk y Falcao ¿Cómo?

R. En la primera parte los paramos muy bien. Hulk es muy fuerte y rápido. Falcao es como Cavani [del Nápoles], rematadores a un toque y van bien de cabeza, incluso se parecen físicamente. En Oporto pasó lo que pasó y ahora toca remontar.

P. ¿Saldrán al ataque sin reservas?

R. Sin volvernos locos. Hemos tenido ya remontadas con el público de nuestro lado. Ante el Valencia en Copa marcamos cuatro goles en 45 minutos. Está complicado, pero podemos conseguirlo y estar en Dublín.

P. ¿Toma el carajillo con miel típico de la Serra de Espadà?

R. No, no, no me gusta el café.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.