Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La misma final que en Montecarlo

Rafael Nadal logra su victoria número 500 antes de afrontar la disputa del título del Open Banc Sabadell ante David Ferrer.- En semifinales, el mallorquín superó a Dodig, mientras que el valenciano se impuso a un Almagro todavía con lagunas

El Open Banc Sabadell-Trofeo Godó tendrá la misma final que el torneo de Montecarlo. Da lo mismo que se trate de un Masters 1000 o de un torneo World Tour 500. Los dos mejores jugadores del mundo en tierra batida siguen siendo los mismos: Rafael Nadal y David Ferrer. Dos españoles, dos luchadores, dos hombres sólidos desde el fondo de la pista que poseen unos golpes capaces de desbordar a sus rivales y una consistencia de la que los demás carecen. Unas premisas que volvieron a quedar patentes en las semifinales del RCT Barcelona, en las que Nadal se impuso al croata Ivan Dodig por 6-3, 6-2 y Ferrer a Nicolás Almagro por 6-3, 6-4.

"Nadie puede decir que soy el número uno en tierra batida ni quien es el número dos", comentó Nadal cuando alguien le preguntó al respecto. "Podemos hablar de ello tras la final de Roland Garros. Eso es algo que marcarán los puntos. Ahora mismo, yo tengo 1000 porque gané en Montecarlo y David tiene 600 y aquí sumaremos unos cuantos más. Pero Djokovic y Del Potro no han empezado todavía y Federer no tuvo el mejor comienzo. Veremos cómo se desarrolla todo".

Por el momento, Nadal y Ferrer son los grandes protagonistas y hoy disputarán su segunda final consecutiva del año en tierra batida. Para el mallorquín la victoria de ayer ante Dodig tuvo un sentido muy especial porque fue la 500ª que logra en el circuito profesional. Una marca a la que accede como el segundo jugador más joven de la historia, por detrás solamente del sueco Bjorn Borg, que la logró con 23 años y 8 meses. Nadal tiene 24. Pero su marca queda muy lejos todavía de la que logró el estadounidense Jimmy Connors, que alcanzó un total de 1.242 victorias. Nadal, con sus 500, ocupa el puesto 37º en este particular clasificación, por detrás de varios jugadores en activo como Lleyton Hewitt, Andy Roddick o Roger Federer, que lleva ya 767.

El duelo entre Nadal y Ferrer se extiende desde 2004 y se ha producido básicamente en tierra batida, pero también en superficies rápidas. Hasta ahora, Nadal ha ganado 12 veces y Ferrer solo 4. La última victoria del valenciano se produjo el pasado mes de enero en los cuartos de final del Open de Australia, donde Ferrer ganó en tres mangas a un Nadal algo mermado por una lesión. En Montecarlo, el pasado domingo, Nadal se impuso por 6-4, 7-5. "Mis opciones pasan por jugar a mi máximo nivel y esperar que Rafa baje un poco su listón", confiesa Ferrer. "Pero será una final distinta a la de Montecarlo, porque cambia el decorado, la pista y la mentalidad". Nadal, por su parte, cree que será una final muy disputada. "Ojalá fuera como la de Montecarlo", señaló el mallorquín. "Será muy complicado, porque David está jugando a un nivel altísimo, con agresividad e intensidad. Intentaré jugar muy bien para buscar una nueva victoria en Barcelona". Sería la sexta.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.