Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:JOAN PLAZA | Entrenador del Cajasol

"Estamos en las puertas del paraíso"

En la vida y en el baloncesto, busca la esencia con meticulosidad y desde el romanticismo. Joan Plaza (Barcelona, 1963) intentará llevar al Cajasol al primer título de su historia en Treviso. Después de lograr la Eurocup con el Madrid en 2007 conoce el camino. Mañana en semifinales espera el anfitrión, el Benetton (20.45, Canal Sur2). La otra semifinal la disputarán el Unics Kazán y el Cedevita de Zagreb.

P. ¿Qué balance hace de su segundo año en Sevilla?

R. Después de clasificar al equipo el año pasado para la Copa del Rey y para los play-offs de la ACB no queríamos que aquello fuera flor de un díay este año estamos compaginando dos competiciones de forma meritoria para un equipo como nosotros. . No ha habido grandes cambios en la plantilla, que era uno de los problemas cuando el equipo flirteaba con el descenso. Estamos satisfechos, pero no nos conformamos.

P. ¿Qué diferencias hay entre el Cajasol que encontró y este?

R. Era una plaza inestable. Habían tenido ocho entrenadores en siete añosEra el patrocinador más antiguo de la ACB y, sin embargo, y el equipo no llegaba a cuajar. Se arrastraban hábitos del pasado y en una ciudad muy futbolera como Sevilla el equipo no encontraba su propio espacio. No he hecho nada especial. Hemos intentado que la gente vea a los jugadores como gente comprometida, no como mercenarios, que se percibiera el compromiso de todos los que formamos este grupoHe perdido algún punto de talento en los jugadores que podíamos fichar a favor de personas comprometidas, generosas, implicadas y hemos encauzado las cosas. Ahora nos queda seguir aprendiendo de ejemplos cercanos como Unicaja y de otros como Bilbao o Joventut. Y de los grandes.

P. ¿Qué le hizo apostar por el Cajasol?

R. Venía de entrenar al Madrid, que era un portaviones donde tenía casi todo, y me trasladé a un buen barco que quería crecer. Para mí eso era también un gran reto.Por aquí habían pasado grandes entrenadores como Perasovic, Pedro Martínez o Manel Comas y grandes jugadores como Benett o Andre Turner y no había fraguado...era un reto estabilizar esta nave y poco a poco estamos en vías de conseguirlo. La gente valora tu proceso de entrenador no solo cuando entrenas a equipos grandes, sino cuando lo haces en otros más frágiles como el Cajasol.

P. ¿Cómo valora la aventura europea del equipo?

R. Nadie puede cuestionar nuestro mérito en la Eurocup. El campeón del año pasado (Power Valencia) se quedó a un paso de la final four de la Euroliga... Grandes equipos se han quedado por el camino y nosotros hemos llegado. Además, será un orgullo ser el único entrenador español en una fase final europea. Estamos en las puertas del paraíso, pero no nos conformamos.

P. ¿Es un obstáculo jugar las semifinales ante el anfitrión?

R. Nadie elegiría jugar contra la Benetton. Es una dificultad añadida, pero asumimos el reto. Vengo de equipos como que no se rinden nunca. Se puede perder, pero nunca sin pelear cada balón, sin competir, sin entregar todo luchando hasta el final. Queremos que la gente que se traslade desde Sevilla vea que el viaje no es en balde, que el equipo se ha dejado la piel y se sientan orgullosos.

P. En el Top-16 ya se enfrentaron dos veces al Benetton, ¿cómo ve al rival?

R. En la vuelta de Ucrania, tras conseguir la clasificación, mientras la gente dormía en el avión, repasé los dos partidos ante ellos. En el segundo encajamos un parcial de 21-5 que marcó el devenir del partido. No somos un equipo sobrado de talento y no podemos encajar parciales tan negativos. Ellos son un equipo fuerte, con varios jugadores con expectativa de NBA, y si queremos tener alguna posibilidad tenemos que ser fieles a nuestro estilo y conscientes de nuestras limitaciones. A partir de ahí, el cielo. Si derrochamos ilusión y seriedad, podemos competir contra quién sea.

P. Usted ya tiene una ULEB (2007) con el Madrid, ¿esto tiene más mérito?

R. Me gustaría que la gente valorara lo que está pasando aquí en Sevilla. Jugar una final four con un equipo que en los últimos años se debatía por no descender es algo que me enorgullece. No hay subterfugios ni cambios de guion para buscar atajos. Intentamos demostrar que el técnico nacional tiene espacio en España y en Europa, y que haciendo las cosas bien el premio llega.

P. ¿Cómo vivió su marcha del Madrid?

R. Que yo saliera del club para meter a Messina me parecía razonable y hasta justo. Es, junto a Obradovic y Aíto, uno de los tres mejores entrenadores de Europa, pero quizá por desconocimiento le desbordó el club. Nunca tuve ese tête à tête con Florentino donde me dijera: 'oye, mira, las circunstancias me empujan a poner un entrenador con mejor caché que tú'. Hubiera sido hasta razonable, pero no hubo contacto. Veremos si la vida nos permite tenerlo en algún momento.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.