Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un calendario de lo más apretado

La participación de España en la Copa América le quitaría su único verano libre hasta 2015

Ángel María Villar, presidente de la federación española de fútbol, ha anunciado hoy que España estudiará su participación en la Copa América de este verano tras ser oficialmente invitada. En el caso de que el organismo aceptara el ofrecimiento de la Confederación Sudamericana de Fútbol (CONMEBOL), la Roja se quedaría sin el que podría ser su único verano libre hasta 2015.

La presencia de España en la Eurocopa de 2012 de Polonia es casi segura viendo la marcha que el conjunto dirigido por Del Bosque lleva en la fase de clasificación, donde es líder destacado de su grupo, donde cuenta los partidos por victorias. En 2013, su presencia es segura en la Copa Condeferaciones de Brasil como actual campeona del mundo. Y en el siguiente verano, el del 2014, la selección también estará ocupada si logra clasificarse para el Mundial de Brasil y defender la corona lograda en Sudáfrica.

Las fechas de la Copa América de este verano -del 1 al 24 de julio en Argentina- disminuirían las vacaciones de los internacionales españoles, que ya sufren un calendario muy cargado durante el año. De hecho, al volver a sus equipos se encontrarían con la preparación de cara al año ya comenzada. Por ejemplo, este año el Barcelona disputó su primer encuentro de pretemporada el 29 de julio, por lo que apenas tendrían cinco días de separación entre este encuentro y el final de la Copa América.

El torneo que organiza la CONMEBOL, además, está lejos de ser un bolo veraniego. Se trata de una competición muy prestigiosa en el continente sudamericano. En ella participan 12 equipo nacionales; 10 pertenecientes a la CONMEBOL y dos selecciones invitadas, divididos en tres grupos de cuatro equipos. Tras una liguilla de tres partidos, ocho equipos pasan a los cuartos de final que, como el resto del torneo desde ahí en adelante, se juegan a partido único. Es decir, España disputaría un mínimo de tres encuentros y un máximo de seis.

A la presencia de grandes potencias como Brasil y Argentina se suma la rivalidad histórica entre varios de los países, lo cual obligaría a España a emplearse al máximo nivel para lograr un buen papel. Una vuelta de tuerca más en un calendario ya fuertemente apretado.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.