Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gales fracasa en el intento

El XV del Gallo gana el último partido del Seis Naciones ante un rival que se limitó a los tiros a palos

En París se citaron dos equipos necesitados de la victoria pero apenas jugaron al rugby. Lievremont, seleccionador francés, necesitaba convencer a todo el país que lo ocurrido en Roma hace una semana fue un bache fortuito. Gales necesitaba ganar por más de 26 para poder alzarse con el torneo, después de la derrota de Inglaterra en Dublín. Ninguna consiguió su objetivo. A pesar del resultado 28-9, de la victoria galesa, producto de los errores y no de los aciertos, el partido fue lento y poco emocionante.

Gales no aportó nada para llevarse el Seis Naciones. El apertura, James Hook, salvo para patear, no apareció e incluso acabó expulsado 10 minutos por un placaje peligroso a Morga Parra. Los tres cuartos de los Dragones rojos estuvieron planos toda la noche con lo que no tenían ningún peligro. Los delanteros, incapaces de aportar balones debido al barullo que se provocó en los puntos de contacto, restaron más que sumar, todo golpes y despistes. Y las pocas veces que los galeses consiguieron romper la primera línea de defensa rival, los atacantes se encontraban muy solos y eran frenados por la segunda cortina francesa, muy sólida toda la noche.

Francia, por su parte, no propuso nada en el primer acto y muy poco en la segundo. Jugó a trompicones, como si tuviera más miedo a peder que intención de ganar. A la mínima oportunidad, chutaban a palos para seguir sumando. Pero Parra no tenía su día y falló más de lo habitual. Los dos primeros ensayos, del segunda línea Lionel Nallet, vinieron gracias a sendos errores de los galeses. Primero a la hora de cubrir una melé abierta y después tras taponar un francés una patada de Hook.

Lo mejor del XV del Gallo fue la defensa. No perdieron el orden, aunque los galeses les exigieron poco. Tras el segundo ensayo, Francia creció en ataque, incluso consiguió un tercero tras una buena jugada entre Trinh-Duc y Clero, pero para nada da esperanzas a los aficionados cara al Mundial del próximo otoño en Nueva Zelanda. Al final, el partido se lo llevó Francia y el torneo Inglaterra, justa vencedora a pesar del calamitoso partido en Dublín.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.