El fiscal pide dos años de prisión para Eufemiano Fuentes

Considera al médico y a otros cuatro acusados de la Operación Puerto culpables de un delito continuado contra la salud pública

La fiscalía de Madrid considera autores de un delito continuado contra la salud pública -artículos 361 y 74 del Código Penal- al médico especialista en medicina deportiva Eufemiano Fuentes y a otras cuatro personas acusadas en el marco de la conocida como Operación Puerto, que en mayo de 2006 supuso la desarticulación de la mayor trama de dopaje en el deporte. Por ese motivo ha solicitado que sean juzgados y condenados a dos años de prisión e inhabilitados para el ejercicio de su profesión durante el mismo periodo de tiempo, además de al pago de una multa cercana a los 16.000 euros. Los otros cuatro acusados son José Luis Merino, médico especialista en hematología; Manuel Saiz, director deportivo del equipo ciclista Liberty; José Ignacio Labarta, director deportivo del equipo Comunidad Valenciana; y Yolanda Fuentes, jefa del equipo médico de la misma escuadra y hermana de Eufemiano Fuentes.

Más información
La Operación Puerto, al banquillo
Ocho imputados por la Operación Puerto
Las caras de la Operación Puerto

"Procede imponer a cada uno de los acusados la pena de dos años de prisión, inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante la condena, multa de 18 meses, con una cuota diaria de 30 euros, responsabilidad personal subsidiaria en caso de impago, e inhabilitación para el ejercicio de su profesión durante dos años, comiso de todo el dinero intervenido. Costas", reza literalmente el escrito de acusación del fiscal. Se trata de la pena máxima a la que se podrían exponer los acusados, ya que en el momento en el que cometieron presuntamente el delito no estaba en vigor la Ley Antidopaje -aplicable desde noviembre de 2006-, que estipula penas superiores.

La fiscalía considera probado que los doctores Fuentes y Merino se dedicaban a "elevar artificialmente el rendimiento físico de ciclistas a cambio de una contraprestación económica". Lo hacían mediante el "proceso de glicerolización". Este consiste en extraer sangre a los deportistas, centrifugarla para obtener un concentrado de hematíes y congelarla, para después descongelarla y realizarles una transfusión "en el momento requerido para elevar el nivel normal de hematocrito y, por tanto, su rendimiento físico". Dicho proceso, según el escrito, conlleva peligro para la salud, ya que aumenta la viscosidad de la sangre, pudiendo provocar, entre otras cosas, daños renales y fallos cardíacos.

Los otros acusados, integrados en las estructuras de los equipos Liberty y Comunidad Valenciana, habrían sido los encargados de contratar los servicios de Fuentes y Merino. También se cita en este punto al exciclista Alberto León, quien fue hallado ahorcado en su domicilio el pasado mes de enero. "Llevaban a cabo programaciones de etapas de las diferentes carreras ciclistas, con las dosis que se debían ir suministrando para obtener óptimos resultados", continúa el escrito de acusación. El fiscal también especifica que las extracciones y transfusiones se llevaban a cabo "en habitaciones de hotel y sin las suficientes garantías higiénico-sanitarias, transportando todo el material en mochilas sin refrigeración alguna, y sin una identificación clara de las muestras ni practicar los pertinentes controles hematológicos".

Entre las pruebas citadas en el escrito de acusación, figuran los diversos materiales que la Guardia Civil encontró en los registros llevados a cabo el 26 de mayo de 2006 en los domicilios de Merino y Labarta, además de en dos pisos alquilados en Madrid por Eufemiano Fuentes. Los agentes hallaron frigoríficos, bolsas de sangre y plasma, máquinas para centrifugar las muestras, calendarios de las principales carreras ciclistas, medicamentos, materiales para las extracciones y transfusiones e importantes cantidades de dinero, "producto de la ilícita actividad".

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS