Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nada más fácil para el Chelsea

Con Torres como suplente, los 'blues' empatan ante un Copenhague estéril

Sin encrucijadas, holgado por el resultado de la ida (0-2) y porque el Copenhague resultó de lo más ramplón, el Chelsea resolvió la eliminatoria sin sobresalto alguno, escaso de fútbol pero eficaz como cortafuegos. Un empate a nada en Stamford Bridge y a otra cosa, como la Premier, cuesta arriba porque el Manchester United y el Arsenal no se dan tregua.

Las dificultades del Chelsea para originar juego son brutales. No le ocurre, sin embargo, lo mismo para llegar al área rival; balones largos a las caídas en banda de los dos delanteros -toda vez que rechazan los extremos-, que se buscan las habichuelas y que aguantan el cuero hasta la llegada desde la segunda línea. Una razón, quizá, para explicar la falta de gol de Torres como blue, la apuesta (58 millones) que anoche fue suplente porque Anelka está efervescente y porque Drogba no se rinde. La prolongación de los delanteros, en cualquier caso, fue el improvisado medio izquierdo, Zhirkov, porque Lampard parece estar en reserva. Y Zhirkov, extraño en área desconocida, remató sin tino, fuera de ángulo.

CHELSEA 0 - COPENHAGUE 0

Chelsea: Cech; Bosingwa, Ivanovic, Terry, Cole; Ramires, Mikel (Essien, m. 84), Lampard, Zhirkov (Malouda, m. 76); Anelka (Torres, m. 68) y Drogba. No utilizados: Turnbull, Ferreira, Kalou y McEachran.

Copenhague: Wiland; Wendt, Zanka, Antonsson, Bengtsson (Zohore, m. 61); Bolaños (Kristensen, m. 89), Claudemir, Kvist, Vingaard (Santin, m. 74); Gronkjaer y N'Doye. No utilizados: Christensen, Bergvold, Hooiveld y Delaney.

Árbitro: Oddvar Moen (Noruega). Amonestó a Drogba, Claudemir y Bolaños.

Stamford Bridge. 36.454 espectadores.

Exigido por las necesidades, el Copenhague tampoco se sintió cómodo, incapaz de gobernar el duelo ni la pelota. Se remitió al contragolpe, estéril porque el Chelsea se abriga como pocos, y a las jugadas a balón parado. Como esa falta de N'Doye que escupió el poste. Pero a la que estiró las líneas, respiró el Chelsea, feliz por desplegarse también al contraataque, sin pie para otra cosa. Pero Drogba, Mikel al larguero, Anelka y Torres, agitador, se atragantaron en el remate. No les hizo falta; tablas y más Europa.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.