El Jaén, en quiebra y multado

La federación sanciona con 3.000 euros al club andaluz de Segunda B por jugar seis partidos sin un entrenador oficial

Los jugadores del Jaén, de Segunda División B, llevan cinco meses sin cobrar. Encima, el club, que está en concurso de acreedores o, lo que es lo mismo, renegociando sus deudas a la baja y con administración judicial, acaba de ser multado con 3.000 euros por la federación por jugar seis partidos sin entrenador oficial.

La multa, que será recurrida por el club, es el último revés de una situación económica que se ha ido deteriorando hasta casi la asfixia y que tiene en los jugadores la cara humana. "Es lamentable", explica por teléfono Diego Segura; "nos hemos reunido con los administradores y nos han dicho que a lo mejor la semana que viene cobramos 1.200 euros, pero también nos han explicado que no tienen asegurado ningún cobro".

Más información

Canterano del Betis, con el que llegó a debutar en Primera División, Segura recaló en Jaén esta temporada, procedente del Alavés. Hasta hace poco vivía con su esposa, pero esta ha vuelto a Sevilla hasta que mejoren las cosas. Él comparte casa con cuatro compañeros, un piso proporcionado por el club, que también les ayuda con las comidas. Otros tres convivían en otro, pero tuvieron que dejarlo porque fue embargado por las deudas del club y han sido reubicados, añade.

"Lo bueno es que estamos unidos en esto y que las familias nos ayudan", reconoce Segura, que tiene 26 años y aún le quedan tres de contrato con el Jaén.

El equipo tiene 16 jugadores en la plantilla -cuatro lo abandonaron cuando las cosas se pusieron realmente feas- y recurre también a tres futbolistas del filial. Ahora va el undécimo, en la mitad de la tabla, en el Grupo IV.

Lo del entrenador es más complicado. El equipo lo llevaba José Miguel Campos, que, harto de no cobrar, denunció al Jaén. "Debe de ser el único entrenador que se ha autodespedido", se queja Rafael Teruel, el presidente del club, que reaccionó expedientando al técnico en enero. Su puesto lo ocupó Manuel Herrero, que no contaba con licencia federativa.

La federación permite a un equipo jugar dos partidos sin entrenador porque se supone que es el plazo razonable para buscar uno nuevo, pero en el caso del Jaén la situación se complicó. Como el club tenía suspendidos sus derechos por la propia federación debido a las deudas con la plantilla, no podía fichar en el mercado de invierno, explican en la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE), que apoya a los jugadores.

Pero el club se acogió al concurso de acreedores, ese gran desatascador del fútbol modesto, el 10 de febrero. Desde esa fecha, todas las decisiones las toma el administrador judicial, que, explica la AFE, pidió que se tramitara la ficha de Herrero. "Lo hicimos porque no teníamos liquidez para hacer frente a los pagos", se justifica Teruel, quien confía en empezar a pagar las nóminas atrasadas y elogia la actitud de "los chicos": "Se están portando muy bien".

La AFE sigue de cerca la situación. "Lo que no puede ser es que no paguen a los jugadores y estén fichando", resume Santiago Nebot, director del servicio jurídico.

El Jaén no es el único equipo de Segunda B en problemas. La plantilla del Benidorm anunció ayer que se pondrá en huelga a partir del próximo día 19 si no empieza a cobrar. Llevan cuatro meses sin hacerlo. En el Jaén no han llegado tan lejos. Este domingo juega en casa ante el Ceuta y Herrero estará en el banquillo.

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción