Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mucho Barça para Marcelinho

La intensidad azulgrana y la inspiración de Navarro doblegan al Caja Laboral

Al Caja Laboral debió de caérsele el alma a los pies. Había cerrado una primera parte de nota, superior en el rebote al Barça, dirigido por un superlativo Marcelinho Huertas (12 puntos solo en el primer cuarto), pero ni todo eso ni una versión normalita del cuadro azulgrana impidió que se marcharan al descanso un palmo por debajo (40-38) después de una canasta imposible de Sada con el cuerpo fuera de la pista y el balón por encima del tablero.

El Barça arrancó perezoso, fallón en los triples, incapaz de frenar a Marcelinho, un torbellino que anotaba, pasaba y driblaba. Hacía de todo y todo bien. Incluso discutir las decisiones técnicas con Ivanovic mientras este garabateaba la pizarra en un tiempo puerto.

REGAL BARCELONA 89 - CAJA LABORAL 66

Regal Barcelona (21+19+21+28): Ricky Rubio (-), Navarro (25), Anderson (11), Morris (15); Perovic (6) -cinco inicial-, Sada (2), Lorbek (6), Ingles (6), Lakovic (12), N'Dong (4), Vázquez (2) y Grimau (-).

Caja Laboral (19+19+16+12): Marcelinho Huertas (18), Logan (-), San Emeterio (-), Teletovic (8), Barac (20) -cinco inicial-, Batista (7), Oleson (5), Pau Ribas (8) y Saw (-).

Árbitros:Arteaga, Jiménez y Castillo. Sin eliminados.

Incidencias: Encuentro correspondiente a la vigésimo segunda jornada de la fase regular de la liga ACB 2010-2011 disputado en el Palau Blaugrana de Barcelona ante 5.389 espectadores. Al inicio del encuentro los jugadores del Regal Barcelona ofrecieron la Copa del Rey a los aficionados barcelonistas.

Quizás no recordaba el conjunto de Pascual el bofetón de la pasada final de la ACB. Hasta que Navarro dijo aquí estoy yo. Y comenzó un duelo encestador con Marcelinho precioso, de una canasta a otra. Claro que el escolta catalán tuvo mucho más compañía a su lado. Si a Marcelinho apenas le acompañó Barac, Navarro fue la punta de lanza de toda la exuberancia del Barcelona: la muñeca de Lakovic, los brazos de Morris y el carácter de Anderson, un recién llegado que funciona como si nada.

El Caja Laboral levantó el pie del acelerador al comienzo del tercer cuarto. El Barça olió la sangre y abrió la herida (52-42). Apenas necesita unos instantes de debilidad en el rival el conjunto azulgrana para matar los partidos. Su ritmo de juego es infernal. Imposible aguantarlo al máximo nivel durante tanto tiempo. Ni con el mejor Marcelinho. Navarro y compañía son demasiado.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información

  • La intensidad azulgrana y la inspiración de Navarro doblegan al Caja Laboral