Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Villas-Boas, el espía de Mourinho

El técnico del Oporto, que hacía los informes de los rivales al ahora técnico del Madrid, deslumbra al frente del rival del Sevilla

Se la jugó en mayo de 2010 el presidente del Oporto. Pinto Da Costa dio un giro radical al colocar como entrenador del primer equipo a André Villas-Boas (Oporto; 1977). Se marchaba del laureado club portugués Jesualdo Ferreira, atraído por el poderío económico del jeque que adquirió el Málaga, y se hacía cargo del Oporto un técnico de 32 años, con una carrera forjada al lado de José Mourinho, del que se convirtió en su auténtica mano derecha.

De familia acomodada, bisnieto del primer vizconde de Guilhomil, Villas-Boas pronto se decantó por el fútbol como su pasión vital. En las numerosas referencias biográficas que existen acerca del técnico, se destaca que con solo 16 años se atrevió a enviar una carta a Bobby Robson, por entonces entrenador del Oporto, en la que le aconsejaba cómo sacar rendimiento al delantero Paciencia.

Lo cierto es que Robson lo incorporó a su cuerpo técnico en calidad de observador. Allí, en ese Oporto, Villas-Boas conoció a Mourinho. Los caminos de ambos se separaron cuando Robson y el actual entrenador del Madrid se marcharon al Barcelona. Villas-Boas vivió su particular aventura como técnico de la Federación de las Islas Vírgenes Británica, donde desarrolló su fútbol base, al mismo tiempo que se formaba en prestigiosos centros británicos de fútbol. Cuando Mourinho regresó al Oporto, en 2002, incorporó a Villas-Boas a su equipo.

Desde entonces, tanto en el Chelsea como en el Inter, el joven técnico se encargó de confeccionar los informes de los rivales a los que se enfrentaban los equipos de Mourinho. El espía del ahora entrenador técnico del Madrid decidió emprender su camino en solitario y en octubre de 2009 rescindió el contrato con el Inter para aceptar el reto de ser el primer entrenador del Académica.

Tras salvarlo del descenso, el Oporto le llamó. "Tengo más de Robson que de Mourinho. Tengo descendencia inglesa y me gusta beber vino. Se habla con frecuencia de mi juventud y la única forma de acallar las críticas es la de conseguir muchas victorias. Espero comenzar a ganar pronto". Palabras de Villas-Boas en su presentación, el pasado cuatro de junio, en las que rechazó cualquier comparación con Mourinho. Desde Portugal se insiste en que no le gusta que le comparen con el actual entrenador del Madrid. "Mourinho será el mejor entrenador de todos los tiempos", afirmó el propio Villas-Boas de su maestro después de que este recibiera el Balón de Oro al mejor entrenador del año.

Tras conquistar la Supercopa de Portugal, el Oporto es el líder de la Liga portuguesa (el segundo, el Benfica, se encuentra a 11puntos), donde no conoce la derrota y tan solo se ha permitido el lujo de cosechar dos empates. En todas las competiciones, ha disputado 37 encuentros, con únicamente dos derrotas, una en Copa de Liga ante el Nacional (1-2) y otra en la Copa (0-2) con el Benfica. No conoce por tanto la derrota en la Liga Europa (en ocho partidos, siete victorias y un empate) y su delantero Falcao, con siete goles, es el máximo goleador de la competición.

Tan solo el líder inglés, el Manchester United, en las grandes Ligas, ha encajado nada más dos derrotas en las competiciones que disputa, como el Oporto. Son las credenciales del joven Villas-Boas, que aspira, como Morurinho en 2003, a ganar la Liga y la Liga Europa (antigua Copa de la UEFA) en una misma temporada.