Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El amigo Pedro

El canario, con siete goles en los últimos cinco partidos, reúne todas las virtudes

Pedro tiene algo del vecino del 2º 3ª, ese chaval que siempre te saluda cuando te lo encuentras por la escalera, educado, simpático, generoso, ese que se lleva bien con todo el mundo. Y así es en el campo: aplicado, chispeante, solidario, el mejor amigo del equipo, el que siempre está, siempre aparece. Es fácil que juegue con Xavi, Iniesta, Villa o, como ayer, como tantas veces, con Messi. Leo tiene un amigo que se llama Pedro y, cuando se encuentran, pasa lo de ayer: hay que atarlos. Dice Pep que Pedro resume todas las virtudes de este equipo y no aporta ningún defecto, por mucho que ayer insistiera en que es joven y tiene cosas que aprender. Con tanta voluntad, no parece que haya nada en su fútbol que sea reprochable, por mucho que Guardiola dijera ayer que es joven y tiene cosas que mejorar.

MÁS INFORMACIÓN

"No sé, no se me ocurre nada: trabaja, tiene calidad, define, corre adelante y atrás... No sé, igual el remate de cabeza", bromeó Maxwell al respecto. "Está en un momento enorme, nos ayuda mucho y tiene mucho talento", reconoció Iniesta. "Guardiola tiene razón, puedo mejorar mucho", aseguró Pedro. "Aquí estoy para correr y trabajar. Estoy contento porque me siento cómodo entre ellos, pero el mérito de jugar así de bien no es mío, es de mis compañeros, que me hacen bueno", añadió el canario.

Siempre puntual, tardó un minuto en encontrar a Messi, que resolvió un saque de esquina en corto con una genialidad y regaló el primer gol de la noche en una acción que cerró Pedro empujando el balón con el pecho sobre la raya de gol, casi tratando de evitarlo, consciente de que la jugada de su socio merecía terminar en gol. El argentino lleva 14 asistencias en lo que va de Liga y 18 goles con el de ayer, ese que usó para felicitar el cumpleaños a doña Celia, su madre. El canario suma 11 goles en las últimas 11 jornadas; su estado de forma es tal que en los cinco últimos partidos ha metido siete tantos. Tuvo ocasiones el tinerfeño para marcar alguno más ayer, pero PR17 es el delantero sin ego y pensó antes en los demás, respetuoso al asistir con Messi en el minuto 10 -marcó Leo, pero se le anuló el gol por fuera de juego- y genial en el minuto 55, cuando de tacón, la dejó para la llegada al área de Iniesta. Lleva siete goles el manchego, que ya ha marcado más que nunca.

Lo que ha conseguido Pedro no es desdeñable y merece consideración. Pedro corre que se las pela; se ofrece en corto y en largo; enreda como ninguno, por dentro o por fuera; presiona como nadie, y es listo, letal y tan puntual que llega siempre a tiempo al rescate de sus amigos. Todo eso hizo ayer, en otro partido enorme, porque le da igual si encara al Madrid o presiona al Racing. Su contagioso dinamismo es sinónimo de voluntad y esfuerzo, que por algo es hijo de un obrero que se acaba de jubilar.

Pedro llegó al cielo de puntillas y se trabaja cada día vivir en gloria con talento y empeño. Siempre supo qué quería y sabe que viene de la tierra de Abades, donde cada vez que vuelve saluda sonriente a los que fueron sus vecinos en aquellas casas bajas encaladas, tan cariñoso siempre como lo fue ayer al abrazar a Bojan cuando se cruzó con el 9 camino del vestuario.

"Bojan superará al Camp Nou"

Bojan y Afellay fueron requeridos por Guardiola para salir al campo. El holandés se quitó el chándal y Bojan, sorprendido, se quedó inmóvil. Hasta que Vilanova le susurró al técnico que solo quedaba un cambio. "No me acordaba de que Puyol había entrado en la media parte", señaló; "pensaba que me quedaban dos cambios. Ha sido una confusión". Al final, salió Bojan y Afellay se quedó sin jugar.

Se le tilda a Bojan de nervioso y poco eficaz en las últimas fechas, por más que no tenga continuidad. "Este estadio es muy duro. Pero Bojan lo sabe y lo superará", dijo Guardiola, que admitió no tener una afición que "sea la alegría de la huerta". Y amplió: "Bojan nos ha dado mucho estos años y seguirá dándonos. Pero le tenemos que ayudar entre todos y él debe rebelarse y ser fuerte".

No marcó Bojan, pero sí venció el Barça, que suma 14 triunfos seguidos en la Liga, a uno del récord del Madrid de Di Stéfano, Puskas y Gento, en 1960-61. "El secreto es la intensidad defensiva", señaló Valdés. "Lo mejor es que los resultados son amplios", añadió Villa. "Que siga la racha", deseó Iniesta, con siete goles en la Liga, la vez que más en su carrera. "Posiblemente estoy mejor que nunca, pero espero que el año que viene se diga lo mismo. Hay que superarse". Lo peor, la lesión de Puyol en la rodilla izquierda.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información