El amor de Mou al Inter

El técnico portugués afirma en una entrevista para 'Sky Sport 24' que no le gustó que le presentaran como el entrenador del Real Madrid en el gala en Zúrich, en la que fue coronado mejor entrenador de 2010

"Soy el mejor entrenador del mundo en 2010 porque he sido entrenador de mi equipo mundial". Las palabras del técnico del Real Madrid, José Mourinho, en una entrevista para la cadena italiana Sky Sport 24, reverdecen el afecto que une al luso con el equipo italiano. Mou lo dejó claro, sin preocuparse si su declaración pudiera molestar a los dirigentes o los aficionados blancos: "Lo único que no me ha gustado en la gala ha sido cuando el chico que presentaba ha dicho 'Mourinho, entrenador del Real Madrid', porque habría tenido que decir: 'Entrenador del Inter y del Real Madrid', dado que este premio pertenece mucho más a mi temporada con el Inter". El año pasado, Mou consiguió en el banquillo de los nerazzurri el triplete: Liga italiana, Copa y Champions. Ayer fue coronado en Zúrich como mejor entrenador de 2010.

"Éramos una familia. Seguimos siendo una familia. Yo sigo perteneciendo a ella desde lejos", ha afirmado el técnico refiriéndose a los jugadores y a los aficionados del Inter

Más información

En la entrevista, concedida ayer a la televisión italiana, Mourinho hizo una verdadera declaración de amor. "Éramos una familia. Seguimos siendo una familia. Yo sigo perteneciendo a ella desde lejos. Lo que me gustaría muchísimo sería entrar en San Siro el domingo con este premio y celebrarlo junto a mis jugadores y con los aficionados del Inter. No puedo hacerlo, pero es lo que me gustaría", enfatizó.

Mourinho admitió que le emocionaron profundamente las palabras de Snejder, así como los abrazos de Maicon y de Lucio. Los tres jugadores del Inter estaban presentes en la gala de ayer y formaron parte del once ideal del FIFPro, el sindicato de futbolistas profesionales. "Quiero que el Inter gane todos los partidos en lo que queda de temporada. Que los gane absolutamente todos menos cuando se enfrente a mi equipo", declaró el técnico.

Volviendo la mirada al Calcio, examinó la situación de su anterior equipo, que se encuentra a once puntos del líder, el Milan, pero con dos partidos menos. "En este momento las cosas han cambiado, si el Milan empata más partidos y el Inter sigue ganando, aún hay posibilidades para ver el Inter otra vez campeón de la Liga". Mou lo dejó claro: "Yo soy interista, punto. No hay nada que hacer".

Las declaraciones de ayer se pueden convertir en un nuevo episodio de la complicada relación entre Mourinho y la dirigencia del Real Madrid. En septiembre el técnico criticó a su club, que no le permitió colaborar con la selección portuguesa y dirigirlas en dos partidos en el mes de octubre, hipótesis que se había barajado por aquel entonces. "No entiendo que no me dejen entrenar a Portugal", dijo después de un partido de Liga contra la Real Sociedad.

El último incidente diplomático es mas reciente. Después de jugar contra el Sevilla el 19 de diciembre, Mourinho se lamentó de la actuación del árbitro y se desahogó en la rueda de prensa acusando al Madrid de no defender como debería a su equipo. "Si nadie quiere defender al equipo de los errores arbitrales y prefiere esconderse detrás del entrenador que da la cara y detrás de un equipo que da la cara como la damos nosotros, ¡perfecto!", declaró. Una reacción inesperada que causó perplejidad a los dirigentes del Madrid.

Mourinho, en Zúrich, tras recibir el premio al Mejor Entrenador.
Mourinho, en Zúrich, tras recibir el premio al Mejor Entrenador.EFE

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50